¿Cómo ha impactado Steem mi vida? | Una Verdad Distinta

in steemimpact •  3 months ago 

Estuve perdido, sin norte, tras ser expulsado de mi antiguo oficio. Ya no quería escribir sobre las realidades que por un tiempo mostraban el verdadero juego entre policías y ladrones.

Deseaba transcribir aquello que, por supuesto, en mi mente revoloteaba como un rompecabezas. Quería deslumbrar a quien me leyera o supiera de mí.

Yo añoraba tener mi propia empresa, instaurada en cualquier parte del mundo y a la distancia de un efímero “click”.

Fue así que un día, tras una breve reseña que me hizo Alejandro, llegué a este trabajo. Aquella vez nadie salió para recibirme. “Jue horribleee, oh, sí, jue horribleee”… Estaba adoctrinado con la tradición en la que te presentan a todos, van puesto por puesto en busca de Sutanos y Menganos, incluso te dicen, “este es el microondas, acá puedes calentar tu comida”.

Como cualquier entusiasta novato, pese a mi ánimo aventurero, no supe qué hacer las primeras veces, cuando, elegante y avalentonado, exponía mi talento. A decir verdad, me sentía como pregonero del Atalaya, alguien que trataba de vender una buena idea con un pésimo método.

—¿Gusta de mis prescripciones de poemas y reflexiones con muchos sentires, señor? También tengo postales y tutoriales. Todo a buen precio, pase adelante —les decía a quienes llegaban a mi humilde kiosco.

—¡Te los compro! Ten, toma 0.001 por tu esfuerzo. Puedes quedarte con el vuelto…

—Que agradable sujeto.


¡Buen desastre de marketing hacía por aquella época!, en especial por no saber que no bastaba solamente con subastar en la Plaza de mi Esperanza. Tampoco, lo reconozco, tenía la mejor mentalidad.

Alguien, no recuerdo quién, me dijo que fuera a un edificio virtual llamado Discord, en la calle “Conéctate al Voice”. Allí había oficinas que te enseñaban a comercializar tu talento. Tomé las maletas de mis ideas y, así, mi añoranza se tornó verde otra vez.

Ocurrió que en ese lugar había muchas puertas, tantas que no sabía a cuál entrar… Tras una vuelta, por un momento, me sentí en “Caso Cerrado”, cada quien exponía demandas de atención, infidelidades, plagios, novelas, la gente contaba su vida y se conectaba con otros usuarios.

Luego de algunas búsquedas, supe de un servidor llamado @VotoVzla. Quizás allí me podrían ayudar… Así fue…

Mucho tiempo después, suena la alarma a la hora acordada. Me levanto, me cepillo, me veo al espejo del monitor y me arreglo. Luego, entro a mi guarida y la oficina luce tan desordenada como la dejé y tan ordenada como me gusta. Estoy listo para un nuevo día.

Me doy la bienvenida al empleo que siempre soñé, uno que puedo hacer cuando quiero y desde donde quiero. Incluso puedo, simplemente, no hacerlo, no cumplir o exigirme metas, porque nadie me va a regañar, ni siquiera por llegar tarde, por ausentarme, mucho menos por desperdiciar mi criptopresupuesto. Lo mejor de todo es que recibiré pagos por ser yo mismo. ¡Genial! ¿O no?...

Luego de muchos transitares, recorriendo casa por casa, cual candidato que aspira la presidencia de una nación, he avanzado en mi evolución como artista. Ya tengo las llaves de mi propia oficina y cada siete días recibo la zafra de lo que generen mis publicaciones, puedo subir tanto contenido como guste y sobre los temas que yo quiera,
siempre que sean originales.

El tiempo sigue pasando. He cambiado. Este trabajo me ha transformado… Me he movido con más agilidad que alfiles, reyes y reina, siendo un peón encubierto que dejó de darse cuenta que ya no tiene la angustia de considerar imposible sus proyectos y es que en este tablero de ajedrez he hecho mi propio descubrimiento de mis jugadas como escritor, como fotógrafo, dibujante, desafinado cantante y, a veces, como el conductor de algunos episodios de “Caso Cerrado”.

Decoro mi mente a mi gusto e invierto en ella. Intento consolidar un lugar espectacular, pues, sé que es posible que en cualquier momento deba entrar corriendo a la oficina, como hoy que me inventé esta reflexión, porque necesite mostrarle algo de mi mundo al mundo y quiera hacerlo de forma diferente, como me enseñé a hacer las cosas.

Y me preguntan, ¿cómo ha impactado en mí la Blockchain de Steem?, y yo solo puedo decir que he tenido la opción de cerrar las puertas de mi oficina por el precio de la renta y solo pasarme ocasionalmente, pero la gente que aquí he hallado, sus talentos, sus esencias, me parecen más valiosas que el voto de cualquier ballena, así que ya no es por las recompensas, que varían entre muy buenas, regulares y pésimas, que lo hago; lo hago por su gente y por como he ido evolucionando para mantener a flote a mi negocio.

Trabajar todos los días acá ha sido adicción y catarsis. En realidad, no importa cuánto tiempo tengas en este océano, eres y serás por siempre el pasante experto, el novato avanzado, el gerente de contenidos, el presidente de la empresa, pero también ocuparás el cargo de conserje y el de vigilante de lo que haces, y así como tú y como yo, hay mucha gente dando lo mejor de sí.

En mi caso particular, he avanzado narrando mi propia historia, pero sigo siendo un camaleón que se adapta a los contextos en los que ve alguna oportunidad de lucirse y es porque me gusta sorprender al mundo.

Ya casi tengo lista mi identidad, que no es la misma que indica la cédula. Ya no confundo las ganas de aprender y mostrar mis aptitudes, con la ansiedad de ser descubierto por cuentas que valoren con peso monetario mi publicación; llegar a esa paz me ha costado bastante.

El primer día que comencé a trabajar acá, elegí quién ser. Yo decidí convertirme en algún buen yo, alguien que ocupando muchos cargos en su propia oficina no dejaría de ser el mismo loco que trata de ser conocido por su oficio, por el arte que labra, por aquello que hace diferente a los demás.

Así, pues, todos los días me veo en el espejo del monitor, me arreglo y comienzo a teclear. Mi compañía intenta hacerme famoso y lucrarse de ello.


—¿Gusta de mis prescripciones de poemas y reflexiones con muchos sentires, señor? También tengo postales y tutoriales. Todo a buen precio, pase adelante.

FIN

Acá escribo una verdad ficcionada de cómo esta plataforma me ha hecho exigirme mucho en ámbitos que desconocía, me ha conectado con gente espectacular que es un privilegio conocer. En cada reto veo un motivo para llegar más lejos, veo horizontes de posibilidades en las que las fronteras se disuelven y hallo la mirada de alguien que a lo lejos me dice si voy bien o mal.

Infinitas gracias debo dar a todo lo malo y todo lo bueno, a todos los malos y todos los buenos. El hilo rojo sigue conectándome con brillantes almas gemelas, acá unas cuantas de ellas: @laloretoyya @mariana4ve @jauregui98 @alarconr22.arte @eugelys @andreacastaneda @enrique89 @gorayii @mballesteros @samgiset @mariichuy @angelica7 @geadriana @edwardstobia @silher @rdsmas @elpausero

También agradezco esta genial iniciativa de @theycallmedan

📷 Nos leemos pronto 🙇

🙇 Sigan haciendo Click 📷

Todas las fotos de este post son de mi autoría y fueron compartidas anteriormente en otros de mis post en Steemit

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!
Sort Order:  

Esta publicación ha sido seleccionada para el reporte de Curación Diaria.

final de post.png¡¡¡Felicidades!!!

muchas gracias, amigos

Me agrada muchísimo la forma que usas esos recursos literarios, esas comparaciones al estilo símil y metáforas quedan geniales!

Gracias, Gabriel, qué bueno que te haya gustado el relato. Fuerte abrazo. Gracias por pasarte

Loading...

Hola ¡Un abrazo! :)

Que ese hilo rojo cada día una a más y más almas buenas. Abrazos.

Amén, mil veces por cien amén

Que publicación tan hermosa y original, eres un artistas Miguel con las alas listas para volar, siempre es reconfortante ver tu derroche de creatividad. ¡Muchos éxitos y un abrazo!

Muchas gracias por esa apreciación, siempre serán bien recibidas las buenas energías y comentarios alentadores, un abrazo