La aplicación...

in #spanishlast year

“La fantasía viene equipada en estos tiempo con tecnología. No existe terror a ella, sino, a nosotros mismos…”

Saludos Steemianos. A medida que los avances tecnológicos se adueñan de nosotros, comienzan a mermar esos monstruos incrustados en las mentes de los entregados a ellas. A continuación, el texto para su consideración y comentarios.

Fuente


Fue una sensación extraña. Despierto y toda la atención se produjo alrededor del viejo celular. Ese que todo lo llaman pote, pero de laguna forma acepta ciertas aplicaciones.

Lo tomo entre mis manos, busco visualizar a través de la pantalla astillada por una esquina hacia el lado superior izquierdo. Descargar. Era la palabra que pude leer. Una nueva aplicación no le caería mal al celular. Así que, acepte la propuesta.

Mientras comenzaba la descarga terminé de realizar mis quehaceres, ducharme, cepillarme los dientes, rasurarme y finalmente vestirme para ir al trabajo.

La hora había transcurrido velozmente. Tomo el pequeño aparato. Lo miro. En su pantalla se podía leer “Descarga completa, acepte para iniciar”. No dudé en hacerlo.

Unos segundos después, percibí que la aplicación se relacionaba con una especie de cámara y editor de fotos, la quise poner en funcionamiento apuntado a mi gata angora llamada Ballena. Medio pude ver la foto, se mostraba hermosa, gorda y peluda como realmente era.

Salí de casa, mirando el aparato tecnológico. Mientras caminaba, edite la foto de Ballena, le disminuí su pelaje, le cambie de color, le transforme sus dos patas delanteras, similares a las de los brazos de un ser humano pero totalmente deformes. Aquella imagen me causó mucha risa. Por último, tripliqué su tamaño, Ballena había dejado de ser lo que era. Una hermosa gata.

No quise salvar la imagen, para probar con una toma mejor. Decidí borrarla.

Fuente

De regreso a casa, pase por varios establecimientos. Realicé compras. Al desocuparme, tuve la oportunidad de pensar en varias poses mejoradas para Ballena, posiciones que darían mucha risa.

Frente a la puerta de la casa, al introducir la llave y hacerla girar, escucho al otro lado objetos cayendo; chocando entre sí. Un temblor alarmante se apoderó de mi cuerpo.

No tenía más opción que entrar y enfrentar el misterio. El lugar estaba a oscuras. Unos metros adentro, percibí una sombra trasladarse de un lado a otro, ocultándose entre la penumbra de la habitación.

Busco el interruptor de luz y al tocarlo, algo se lanza mordiendo el antebrazo. Lo evito sacudiéndolo fuertemente. Retrocedo. La morada aun, yace en tinieblas. Agudizo la mirada buscando obtener mayor información sobre la extraña presencia.

Vuelvo a intentar a encender la bombilla, proyectando el brazo velozmente para lograrlo. En ese momento se lanza, nuevamente hacia mí el maltratado visitante, que por sus movimientos y velocidad busco adquirir más detalles sobre él.

Siento el olor a sangre correr por el brazo, Duele. En esta oportunidad noto la lejanía de aquel ser y aprovecho encender la luz.

Volteo mi rostro. Estaba allí, su enorme boca cargada con baba blanquecina y pastosa. No lo podía creer. Era Ballena transformada en ese monstruo, que no puedo olvidar.

En ese instante retrocedo. Recuerdo la transformación que le hice a la gata. Todo por una foto y su respectiva edición, generada por la aplicación aparecida en el celular.

Ballena me veía con rabia y yo a ella con terror, Rápidamente busco en mí bolsillo el celular. Abro la aplicación. Apunto al animal. Tomo una foto, entro en la parte prevista para editar, En ese momento se balancea sobre mí, atacando esta vez, más feroz, estaba transformado.

Corro para evitar sus rasguños. Aprovecho por segundos borrar la foto recién tomada. Ballena, en ese momento se retuerce, vibra, maúlla de dolor. Se mueve con exagerados espasmos. Desapareciendo del lugar en forma abrupta.

Queda todo en silencio. Ballena ha desaparecido. Con temor tomo el celular. Abro la aplicación y con un magnetismo imposible de explicar me tomo un Selfi. Me observo.

Tengo la oportunidad de eliminar la aplicación. Toco la instrucción “Borrar”. Me siento sin aire. Me aferro a un mueble. El mareo me domina. Caigo.

El Celular yace en el piso sobre un líquido extraño. La habitación destruida. Totalmente a oscuras...

Fuente

J.R.M.(@siondaba)


Gracias por leer. Hasta la próxima.