El mejor altar para Dios

in spanish •  2 months ago 

burningbush-banner.jpg
Fuente

El mejor altar para Dios .

Esdras 1:1-5“En el primer año de Ciro rey de Persia, para que se cumpliese la palabra de Jehová por boca de Jeremías, despertó Jehová el espíritu de Ciro rey de Persia, el cual hizo pregonar de la palabra y también por escrito por todo su reino, diciendo: 2 Así ha dicho Ciro rey de Persia: Jehová el Dios de los cielos me ha dado todos los reinos de la tierra, y me ha mandado que le edifique casa en Jerusalén, que está en Judá. 3 Quien haya entre vosotros de su pueblo, sea Dios con él, y suba a Jerusalén que está en Judá, y edifique la casa a Jehová Dios de Israel (él es Dios), la cual está en Jerusalén. 4 Y a todo el que haya quedado, en cualquier lugar donde more, ayúdenle los hombres de su lugar con plata, oro bienes y ganados, además de ofrendas voluntarias para la casa de Dios, la cual está en Jerusalén. 5 Entonces se levantaron los jefes de las casas paternas de Judá y de Benjamín, y los sacerdotes levitas, todos aquellos cuyo espíritu despertó Dios para subir a edificar la causa de Jehová, la cual está en Jerusalén”.

Pongámonos en contexto: El pueblo de Israel había sido llevado en cautiverio debido a su desobediencia, al pecado. Dios tuvo que castigarlos, e Israel fue desterrado, exiliado en Babilonia durante 70 años. Cumpliéndose la profecía de Jeremías: Jer 29:10“Porque así ha dicho Jehová: Cuando en Babilonia se cumplan los setenta años, yo os visitaré, y despertaré sobre vosotros mi buena palabra, para haceros volver a este lugar”.Dios cumplió su promesa y después de estar en cautiverio, presos en el destierro durante 70 AÑOS el pueblo volvió a su tierra, a su nación. Este acontecimiento también había sido profetizado por Isaías, casi 200 años antes.

Ahora bien, el pueblo que volvía a su tierra, a su nación, tenía un único propósito. El edicto del rey de Persia, Ciro, decía que liberaba a la nación de Israel para que cumpliesen la orden que Dios le había dado a él,que era: que el pueblo edificara casa a Dios, un templo para Jehová. No volvían para reconstruir la nación, sino casa para Dios. Dios había despertado el espíritu de Ciro, el espíritu de los levitas, de los sacerdotes y de los líderes de Israel para que volvieran a su tierra a edificar casa para Dios.

De la misma manera que Dios despertó el espíritu de los líderes de Israel y de casi 50 mil personas que volvieron a su tierra, Dios despierta el espíritu de todos nosotros para que le edifiquemos una casa a nuestro Dios. Cuando hablamos de edificarle casa para Dios, no hablamos de un lugar físico, la casa a la que nos referimos es una casa espiritual. Es un lugar digno al Dios al que adoramos, es un lugar, una casa espiritual en nuestra propia vida, en nuestro propio hogar. Un sitio que sea la morada de su presencia, de su misericordia, de su amor, de su bendición. La Biblia dice en Esdras 3:1-2“Cuando llegó el mes séptimo, y estando los hijos de Israel ya establecidos en las ciudades, se juntó el pueblo como un solo hombre en Jerusalén. 2 Entonces se levantaron Jesúa hijo de Josadac y sus hermanos los sacerdotes, y Zorobabel hijo de Salatiel y sus hermanos, y edificaron el altar del Dios de Israel, para ofrecer sobre él holocaustos, como está escrito en la ley de Moisés varón de Dios”.

Lo primero que reconstruyeron fue el altar y luego echaron los cimientos del templo, el pueblo de Israel se dispuso a obedecer a Dios. Cuando eso sucedió comenzó la oposición. Dice Esdras 4:1-4“Oyendo los enemigos de Judá y de Benjamín que los venidos de la cautividad edificaban el templo de Jehová Dios de Israel, 2 vinieron a Zorobabel y a los jefes de casas paternas, y les dijeron: Edificaremos con vosotros, porque como vosotros buscamos a vuestro Dios, y a él ofrecemos sacrificios desde los días de Esar-hadón rey de Asiria, que nos hizo venir aquí. 3 Zorobabel, Jesúa y los demás jefes de casas paternas de Israel dijeron: No nos conviene edificar con vosotros casa a nuestro Dios, sino que nosotros solos la edificaremos a Jehová Dios de Israel, como nos mandó el rey Ciro rey de Persia. 4 Pero el pueblo de la tierra intimidó al pueblo de Judá, y lo atemorizó para que no edificara”.El propósito de la oposición es que no se edifique una casa para Dios. La oposición duró todo el tiempo en que el pueblo de Israel edificó casa para Dios. Esa oposición fue tan fuerte, que los israelitas suspendieron la edificación de la casa de Dios. Esdras 4:24“Entonces cesó la obra de la casa de Dios que estaba en Jerusalén, y quedó suspendida hasta el año segundo del reinado de Darío rey de Persia”.

Todo aquel que se disponga a edificar una casa para Dios, a obedecer a Dios tiene que saber tres cosas:

Primero: Habrá oposición
Segundo: Sufrirá un enfriamiento espiritual
Tercero: Habrá presencia y bendición

Primero: Habrá oposición

En el mismo momento en que Israel comenzó a edificar la casa, comenzó la oposición y duró todo el tiempo en que ellos edificaron. La oposición fue tan fuerte que el pueblo se rindió ante la oposición de los enemigos y canceló, suspendió la edificación de la casa. Esto duró décadas.Rey tras rey, los enemigos de Israel mandaban cartas a los reyes de turno, no importa quién gobernaba. Incluso bajo el reinado Ciro, quien había manifestado su intención de ayudar a que los judíos edificaran casa para Dios, se opuso en un momento.

Esdras 4:6-13“Y en el reinado de Asuero, en el principio de su reinado, escribieron acusaciones contra los habitantes de Judá y de Jerusalén. 7También en días de Artajerjes escribieron Bislam, Mitrídates, Tabeel y los demás compañeros suyos, a Artajerjes rey de Persia; y la escritura y el lenguaje de la carta eran en arameo. 8Rehum canciller de Simsai secretario escribieron una carta contra Jerusalén al rey Artajerjes. 9 En tal fecha escribieron Rehum canciller y Simsai secretario, y los demás compañeros suyos los jueces, gobernadores y oficiales, y los de Persia, de Erec, de Babilonia, de Susa, esto es, los elamitas, 10 y los demás pueblos que el grande y glorioso Asnapar transportó e hizo habitar en las ciudades de Samaria y las demás provincias del otro lado del río. 11 Y esta es la copia de la carta que enviaron: Al rey Artajerjes: Tus siervos del otro lado del río te saludan. 12 Sea notorio al rey, que los judíos que subieron de ti a nosotros vinieron a Jerusalén; y edifican la ciudad rebelde y mala, y levantan los muros y reparan los fundamentos. 13Ahora sea notorio al rey, que si aquella ciudad fuere reedificada, y los muros fueren levantados, no pagaran tributo, impuesto y rentas, y el erario de los reyes será menoscabado”.

¿Lo ve? el único propósito del diablo es que no edifiquemos casa para Dios. Y él se valdrá de cualquier recurso que tenga a su disposición para impedir que edifiquemos casa para Dios. Recursos como, familiares cercanos, amigos, gente de nuestro círculo íntimo. Personas que se van a oponer a que construyamos una casa para Dios. La oposición vendrá y el único propósito del enemigo es que no edifique casa espiritual para Dios, que ud desista de seguir, de agradar y de servir a Dios. Que ud edifique casa en su vida, en su hogar donde more Dios.
La oposición es propia de aquellos que tratan de agradar a Dios.

Juan 15:20“Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardaran la vuestra”.

Pablo agregó en 2ªTim 3:12“Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución”.

Escuche, que tengamos oposición no significa que debemos terminar, suspender o cancelar la edificación de la casa espiritual de Dios en nuestra vida. Porque si ud lo honra, Dios estará con ud y su vida será casa en donde viva Dios.

Dice 2ªTim 4:5“Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio”.

Volvamos al texto: ¿Se dio cuenta de la estrategia de los enemigos de Israel? Mandaron una carta al rey acusando al pueblo judío de que no iba a pagar impuestos. Gran mentira, escondían la verdadera razón por la que se estaban oponiendo. ¿Desde cuando ellos están interesados en los erarios de un rey tirano y pagano? Escondían la verdadera razón de la oposición. Como hacen hoy en día aquellos que se oponen a la obra de Dios, a la marcha de la iglesia de Cristo en el mundo. La verdadera razón de la oposición es aquella por la que la gente cercana a nosotros, seres queridos, se oponen a que edifiquemos casa para Dios en nuestra vida. Ni bien una persona se convierte a Cristo, los familiares, amigos cercanos, incluso hasta hermanos, vienen y le dicen cosas como: “Te están engañando, en esa iglesia te lavan el cerebro, te sacan la plata”. Como si ellos estuvieran interesados en su bienestar económico o pagaran sus cuentas. La verdadera razón por la que se están oponiendo es que no quieren que siga y sirva a Dios. La verdadera razón es que ud desista del camino de obediencia, del servicio para Dios. Quieren que ud se detenga, que suspenda y abandone la edificación de casa de Dios en su vida y en su hogar.

¿Y los que se oponen a la marcha de la iglesia? Dios está mostrando, en estos tiempos de tanto pecado, que podemos recibir ataques hasta del mismo estado. Organismos gubernamentalesque nos acusan de discriminadores porque hablamos de homosexualidad, de lesbianismo, del matrimonio igualitario. Pero la verdadera razón que tienen, es que dejemos de hablar a los pecadores el mensaje de salvación y que tienen que arrepentirse de sus pecados y aceptar a Cristo como Señor y Salvador de sus vidas. Quieren detener, parar la marcha de la iglesia.

Ahora, el pueblo de Israel hizo como muchos hermanos hacen, desisten, suspenden, detienen la edificación de la casa de Dios. Dios les había encomendado que vuelvan a Israel con el único propósito de edificar casa, un templo para Él. ¿Hizo bien el pueblo de Israel, ante tanta oposición, en suspender la obra? Por supuesto que no. Ellos creyeron, al igual que creen muchos creyentes, que la oposición era una clara señal de que no era tiempo para edificar una casa para Dios. Así pensamos nosotros, si de verdad lo que Dios nos está pidiendo, fuera de Dios, no tendríamos que tener ningún problema para llevarlo a cabo.

A veces un camino cerrado, no siempre es señal de que no tenemos que ir por él.A veces la oposición y la persecución es una clara evidencia de que tenemos que ir por ese camino. Si ese camino es un camino de obediencia a Dios, la oposición y la persecuciónes una clara señalde que estamos yendo por el camino correcto. Aunque el mundo esté en su contra y el infierno esté en su contra, si obedece a Dios, “EL GRAN YO SOY”, EL Dios del universo estará con ud y nadie le podrá hacer daño.

Se escucha en muchos creyentes decir que: “Si es de Dios no tenemos que tener ningún problema”. No es así mi amado hermano. Si es de Dios, vamos a tener un montón de problemas. Pablo dijo: 2ªTim 4:5“Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio”.Jesús dijo en Juan 15:20:“Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardaran la vuestra”.

El pueblo de Israel creyó que no era el tiempo, había demasiada oposición, demasiado difícil. Dijeron:“evidentemente Dios no quiere que sigamos por este camino”, y suspendieron la obra. Cumplieron con el propósito del enemigo y llevaron a cabo los deseos del enemigo.

La pregunta es: ¿Llevará acabo los deseos de satanás sobre su vida?¿Colaborarás con el infierno suspendiendo la obra de la edificación de la casa de Dios en su vida y en su familia? O ¿Llevarás a cabo los propósitos de Dios y a pesar de la persecución y de la oposición seguirá, servirá y obedecerá al Señor?

Segundo: Sufrirá un enfriamiento espiritual

No solo fue la oposición la que detuvo la obra del pueblo de Israel, sino que una profunda indolencia, dejadez espiritual se apoderó de todos ellos. Una profunda indiferencia hacia Dios y hacia las cosas espirituales se apoderó de los casi 50 mil exiliados que habían vuelto. Entonces postergaron a Dios en beneficio de sus propios intereses. En lugar de edificar la casa para Dios, comenzaron a edificar sus propias casas. En lugar de que Dios sea lo primero en su vida, Dios quedó relegado. Eso a Dios no le agrado.

La Biblia dice en Hageo 1:1-11“En el año segundo del rey Darío, en el mes sexto, en el primer día del mes, vino palabra de Jehová por medio del profeta Hageo a Zorobabel hijo de Salatiel, gobernador de Judá, y a Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote, diciendo: 2 Así ha hablado Jehová de los ejércitos diciendo: Este pueblo dice: No ha llegado aún el tiempo, el tiempo de que la casa de Jehová sea reedificada. 3 Entonces vino palabra de Jehová por medio del profeta Hageo, diciendo: 4¿Es para vosotros tiempo, para vosotros, de habitar en vuestras casas artesonadas, y esta casa está desierta? 5 Pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos. 6Sembráis mucho, y recogéis poco; coméis, y no os sacias; bebéis, y no quedáis satisfechos; os vestís, y no os calentáis; y el que trabaja a jornal recibe su jornal en saco roto. 7Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad en vuestros caminos. 8Subid al monte, y traed madera, y reedificad la casa; y pondré en ella mi voluntad, y seré glorificado, ha dicho Jehová. 9Buscáis mucho, y halláis poco; y encerráis en casa, y yo lo disiparé en un soplo. ¿Por qué? Dice Jehová de los ejércitos. Por cuanto mi casa está desierta, y cada uno de vosotros corre a su propia casa. 10Por eso se detuvo de los cielos sobre vosotros la lluvia, y la tierra detuvo sus frutos. 11 Y llamé la sequía sobre esta tierra, y sobre los montes, sobre el trigo, sobre el vino, sobre el aceite, sobre todo lo que la tierra produce, sobre los hombres y sobre las bestias, y sobre todo trabajo de manos”.

Para el pueblo, Dios ya no era lo primero, ahora Dios está relegado. No es que se han olvidado de Dios, es que simplemente lo postergaron. En lugar de pensar primero en Dios y en su obra, pensaban en sus asuntos personales. Pero nada les iba bien.

¿No hacemos nosotros lo mismo?¿No anteponemos el trabajo, el estudio, la casa, la familia y relegamos la edificación de la casa de Dios en nuestra vida espiritual?

Jesús dice en Mt 6:32-33“Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. 33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.

Este versículo que lo recitamos de memoria y lo utilizamos para acá y para allá, hay que interpretarlo bien. Dios sabe de todas las cosas materiales que necesitamos y Él nos las dará, “si colocamos a Dios en primer lugar de nuestra vida”.
Estos israelitas que no pusieron a Dios en el primer lugar en sus vidas,habían vuelto para edificarle casa para Dios, pero muy pronto se olvidaron. Una profunda apatía espiritual entró en sus corazones y en lugar de ocuparse de Dios y de su obra, se ocupaban de sus asuntos personales. ¿Y qué pasaba? Los campos no daban fruto, el salario se esfumaba.

No les alcanzaba para nada. ¿No pasa exactamente lo mismo con nosotros? Ganamos y nos esforzamos y no vemos fruto. Aunque hay un gran esfuerzo no hay gran cosecha, ¿Por qué? Por causa de uds les dijo Dios. Uds son la causa por la que hombres y animales estén sufriendo. Los campos no dan su fruto, los cielos están cerrados y no llueve, es por causa de uds. Porque han relegado la edificación de la casa de Dios. Pero si uds vuelven y colocan a Dios en el primer lugar, entonces las cosas van a ser diferentes.

Cuando ud quita a Dios del primer lugar su vida entra en declive. Y al igual que a los israelitas el sueldo no alcanza, los campos no dan su fruto. Se esfuerza y trabaja y trabaja y no hay cosecha. Al igual que los israelitas, somos la causa del debacle en la que estamos viviendo. Porque hemos relegado a Dios, porque Dios no está en el primer lugar de nuestra vida. Y alguno dirá: “Hermano, si vengo todos los domingos a la iglesia”. Bueno, poner a Dios en primer lugar es mucho más que eso. Es poner a Dios primero en nuestra economía, en nuestra familia, es que Dios sea lo primero en todos los ámbitos de nuestra vida.

¿No deberíamos asociar nuestros pobres resultados ministeriales, laborales,familiares, a que no ponemos a Dios en primer lugar? Nos esforzamos mucho y cosechamos poco. Cuando coloquemos a Dios en primer lugar, entonces, tendremos todo lo que necesitamos en esta vida. El poner a Dios en primer lugar va a traernos oposición, podemos sufrir de enfriamiento espiritual, pero también:

Tercero: Habrá presencia y bendición

Cuando el pueblo reaccionó ante la advertencia del profeta Hageo, retoma la edificación del templo.

Hageo 2:4-9“Pues ahora, Zorobabel, esfuérzate, dice Jehová; esfuérzate también Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote; y cobrad ánimo, pueblo todo de la tierra, dice Jehová, y trabajad; porque yo estoy con vosotros, dice Jehová de los ejércitos. 5 Según el pacto que hice con vosotros cuando salisteis de Egipto, así mi Espíritu estará en medio de vosotros, no temáis.6 Porque así dice Jehová de los ejércitos: De aquí a poco yo haré temblar los cielos y la tierra, el mar y la tierra seca; 7 y haré temblar a todas las naciones, y vendrá el Deseado de todas las naciones; y llenaré de gloria esta casa, ha dicho Jehová de los ejércitos. 8 Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos.9La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos; y daré paz en este lugar, dice Jehová de los ejércitos”.

El pueblo tomó la decisión de retomar la edificación de la casa de Dios que había quedada suspendida por años, y esto es lo que Dios les dice.
Dios promete presencia, gloria y paz. Esta es la consecuencia de poner a Dios en primer lugar de nuestra vida.

Hageo 2:18-19 dice: “Meditad pues, en vuestros corazones, desde este día en adelante, desde el día veinticuatro del noveno mes, desde el día que se echó el cimiento del templo de Jehová; meditad, pues, en vuestro corazón. 9 ¿No está aún la simiente en el granero? Ni la vid, ni la higuera, ni el ganado, ni el árbol de olivo ha florecido todavía; mas desde este día os bendeciré”.

Presencia, gloria, paz y bendición, es lo que Dios promete para aquellos que vuelven a edificar la casa de Dios. Para aquellos que ponen a Dios en el primer lugar de su vida.

Conclusión: Mientras los israelitas pensaban en sus propios problemas personales, todo les iba mal. El sueldo no alcanzaba para nada, los campos no daban su fruto, el cielo estaba cerrado y las cosechas, aunque se trabajaba mucho, eran pocas. Pero a partir de que ellos tomaron la decisión de retomar la obra de la construcción de la casa de Dios, Dios los bendijo.Cuando ud tome la decisión de poner a Dios en primer lugar en su vida, entonces a partir de ese mismo momento, habrá presencia, habrá gloria, habrá paz y habrá bendición en su vida.

Tal vez alguien entre los que leyeron que esté un poco desanimado porque tiene mucha oposición, en su casa, en el trabajo, en el ministerio. Y entonces creen que la razón a tanta oposición es porque están viniendo a la iglesia, están buscando a Dios. No, es al revés. Porque no está colocando a Dios en primer lugar es el por qué está como está.

Ponga a Dios en primer lugar y en ese mismo instante su vida comenzará a cambiar. Y como dice la Biblia experimentará presencia, gloria, paz y bendiciónde parte de Dios.

Amén.

Authors get paid when people like you upvote their post.
If you enjoyed what you read here, create your account today and start earning FREE STEEM!