Las almas inquietas...

in #spanishlast year

La lluvia cae calmada y lentamente, como si llorara una vieja tristeza, que no por vieja deja de doler…

image.png
fuente

El olor a tierra mojada y la suave brisa con fragancia a rocío mañanero salpicado de flores silvestres, tranquiliza a las almas inquietas. Esas almas alborotadas que parecen agradecer tanto como yo esas bondades. Mientras saboreó un café humeante intentando dar calor a mi existencia, diviso a través del ventanal la soledad y el silencio de mi calle; ellas se van agolpando tras de mi tratando de adivinar lo que observo.


Esa calle que me pertenece de tanto transitarle, de tanto verla, de tanto padecerla; espera sumisa por sus visitantes de siempre, añorando las voces y sonidos de tiempos pasados y como yo, lamenta ausencias y padece el frío del abandono. Cuanto quisiera salir y decirte que estoy contigo, que no me he marchado y que solo espero el momento en que esté preparada para acompañarte de nuevo.

Mis traviesas compañeras murmuran entre sí; creen que no las escucho pero aunque no entienda su idioma llegan hasta mis oídos sus melodiosos murmullos. Llevan algún tiempo aquí, por eso no me he sentido sola de un todo, pero no están conmigo sino a pesar de mi; quizás siempre han estado y no soy más que una intrusa que invadió su espacio o tal vez me siguen a cada lugar que voy y hasta hoy noto su presencia.

Por ahora nos ha tocado coexistir, ellas se sienten cómodas aquí y yo aunque quiera no puedo marcharme aún. Se han ido acostumbrando a mi sosegada presencia tanto como yo a su curiosidad y susurros; husmean en mi memoria, sueños y recuerdos, me observan (sé que lo hacen) mientras duermo o mientras escribo; me escuchan mientras recito mis frecuentes monólogos o me cuestiono; tal vez me hablen pero no las entiendo, y en ocasiones se acercan tanto que puedo percibir un estremecimiento; como ahora parada frente al ventanal, con la mirada perdida en la calle desierta, a pesar del café caliente mientras espero ver sus rostros reflejados en el húmedo cristal.

Deja de llover afuera, más aquí dentro sigue lloviendo, como sigue doliendo la casi anciana tristeza y como siguen deambulando las almas inquietas…

@oscarina

Sort:  
Loading...

Preciosa prosa poética estimada amiga, me fascina como escribes estas prosas reflexivas, haces que el lector te acompañe en el viaje de escribir, saludos y bendiciones...🙂