Historia de Amor ❤ Acortando distancias (Segunda parte)

avatar

Saludos a [email protected] mis lectores.

Anteriormente…

Onofrio, con un corazón destrozado, había regresado a Italia y Blanca aún no sabía nada de esa decisión.

Si deseas leer la primera parte, aquí está el LINK


Onofrio y Blanca hace 53 años.png
Blanca Sobella y Onofrio. Año 1968.

Olga, sabía la verdad, pero no quería hacer sufrir a su hermana, pero Blanca, empezó a extrañar las visitas. Hasta que por fin se lo preguntó:
.- “Olga, ¿qué sabes de Onofrio?, ¿por qué no ha venido más?, han pasado dos semanas y no sé nada de él. Yo pensé que había quedado claro que quería seguir siendo su novia, más no estoy preparada para casarme. No será que ya conoció a otra mujer, una italianita, y a mí ya no me quiere más?”

Olga se quedó completamente callada, no sabía que responder, esto hizo que Blanca se preocupara aún más.

.- ¡Tú como que sabes algo y no me lo quieres decir!
.- Habla, ¿qué está pasando?
.- Acaso a Onofrio le pasó algo

Blanca arrancó a llorar pensando lo peor, Olga, no tuvo de otra que contarle la verdad.

.- ¡Cálmate, cálmate!, a Onofrio no le ha pasado nada, él está bien.
.- Y entonces, ¿por qué no ha venido?, está bravo conmigo, verdad, es eso.
.- No Blanca, tampoco es eso.
.- Entonces, dime, ¿qué está pasando?, ya se, tiene a otra chica, una italianita.

Olga hizo una pausa y Blanca entendió, o creyó entender, pero no estaba tan alejada de la realidad, lo que le faltaba por enterarse era el golpe final.

.- No es tan sencillo contarte, no quiero que te sientas peor de lo que ya estás, pero, supongo que en algún momento te vas a enterar… Onofrio se regresó para Italia, de hecho, sus padres lo mandaron a “buscar novia”.

Blanca no dijo más, las lágrimas que ya se habían detenido, nuevamente empezaron a salir, pero estaba vez con un silencio doloroso, sumamente doloroso.

Pasaron muchos días, Olga estaba preocupada, una chica que de por sí casi no comía, ahora había dejado de comer por completo, se iba a enfermar; esto era lo que pensaba Olga cada día.

Tres semanas, Blanca dio el primer paso para terminar su despecho, dijo sus primeras palabras luego de 20 días.

.- Dime Olga, ¿exactamente qué día se fue Onofrio para Italia?
.- El 10 de junio Blanca.
.- Es decir, que ya lleva más de un mes fuera del país, porque tú te dignaste a contarme como una semana después, más los 20 días que ya han pasado, son 40 días, ¡que bien!.
.- ¿qué estás pensando?, ¿qué vas hacer?
.- a ti no te importa, así como a ti no te importó ocultarme que él se iba, a ti no te importa lo que yo haga.

Y ese día Blanca salió con paso decidido, agarró su cartera y se fue, ya había tomado una decisión.

Una hora después, estaba fuera de la casa de Onofrio, tocando la puerta de aquella casa a la que había ido varias veces, pero que por su ingenuidad, no había notado que ella no era de su agrado o categoría para su hijo.

Quien abrió la puerta era la hermanita pequeña de Onofrio, María; a ella si le caía bien Blanca, al verla se lanzó en sus brazos con alegría y le dijo: “mi hermano no está, se fue de viaje, ajuro, obligado, por los viejos decrépitos y anticuados de mis padres”; esas palabras de María la hicieron sonreír un poco, pensó que llevaba un tiempo sin hacerlo;

.- ¿están tus padres María?, ¡quisiera hablar con ellos!;
.- Sí, están donde siempre, atendiendo la bodega, ven pasa, yo te acompaño.
.- Gracias María. Y dime, ¿saben algo de Onofrio?
.- Solo que está bien, y… que no ha hecho la tarea que le encomendaron, eso tiene a mis padres de un mal humor; te soy sincera, no es un buen momento para que hables con ellos.
.- En serio, ¿Y cuál es esa tarea? Y ¿por qué no la ha hecho?
.- No te hagas la tonta Blanca, me vas a decir tú a mí que no sabes que Onofrio se fue para Italia para buscarse una novia, pero, Yo conozco a mi hermano, él te quiere a ti y solo a ti. Él es mi otro papá, él me cuenta todo.

Esas palabras a Blanca le destrozaron el corazón, de buena y de mala manera; la buena, es que sé que Onofrio me quiere, y he descubierto que Yo también lo quiero a él, pero, la mala, es que si tan solo le hubiera dicho que sí y me hubiera casado con él, pero, no sabía de esta situación.

Blanca decidió, después de las palabras de María, no hablar con los padres de Onofrio. Se dijo a sí misma: “debo hacerle saber que lo quiero y que lo voy a esperar el tiempo que sea necesario”.

Esa casa a la que acaba de visitar, quedaba en el paseo Orinoco, lo que llaman sector La Lameda, cerca de Foto estudio Fotolux. Se fue directo para allá y se mandó a tomar una foto medio cuerpo. Estaría lista en tres días. Pasado esos días la fue a buscar, le escribió una hermosa nota en la parte de atrás, la colocó en un sobre y la mandó por correo, hasta Italia.


Blanca Foto para Onofrio.png
Esta es la foto que le envió Blanca a Onofrio

Pasaron 40 días más, no sabía nada de lo que estaba pasando, trabajaba sin parar, en dos sitios, para no pensar en nada, no estar triste. Ese día llegó el correo, dentro del sobre había una foto. Era de Onofrio, también de medio cuerpo y en la parte de atrás una nota, todo con letras en mayúsculas, algo un tanto extraña, pero solo por la manera como escribió, ella entendió que era un extranjero quien escribía, así que no podía esperar más.

  • BLANCA, SOY NOVIO TUYO, SOY TU ONOFRIO, SOY QUIEN TE QUIERE, YO TE EXTRAÑA MUCHO.


Onorio Foto para Blanca.png
Foto que le envió Onofrio a Blanca

El corazón de Blanca no dejaba de latir, estaba a millón, las lágrimas empezaron a brotar sin parar, pero esta vez eran de alegría. Buscó dentro del sobre, pensando que encontraría algo más, pero no, era solo la foto, pero con esas palabras, así mal redactadas, sabía que él también la quería, extrañaba y también la estaba esperando.

Ya habían pasado 6 meses, ya era 10 de diciembre, caminaba para un lado y para el otro, en su última carta, hace 20 días, decía que ya se había cansado de esperar, de pensar, no había otra chica, era ella y punto, así que en dos días regresaba para Venezuela. Además, pensaba Blanca, Olga ya le había dicho que ese era el día, que ya no tenía que extrañarlo más.

Allí estaba, ese carro verde al que en algún momento le molestó verlo pasar por el frente de su casa, ahora le causa la mayor de las alegrías. No hay nada que pensar, lo sé, estoy segura, lo amo y quiero pasar el resto de mi vida con él.

No esperó más, abrió la puerta y salió a su encuentro, el salto para abrazarlo casi lo hace caer, pero a Onofrio no le importaba, la abrazó y la beso con todas sus fuerzas.

.- Si… Acepto, dijo Blanca.
.- ¿Qué?, respondió Onofrio bastante confundido.
.- Me quiero casar contigo, no tengo que pensarlo más, estos 6 meses de espera fueron suficientes para entender que te quiero y eso es todo.
Onofrio la siguió besando y respondió:
.- Yo también te amo, ya no quiero esperar más. Pon la fecha y será un hecho.


Onofrio y Blanca el dia de su boda.png
Onofrio y Blanca saliendo de la Iglesia San Francisco de Asis, hace 52 años

Un 04 de febrero, fue el matrimonio por civil, y el pasado 22 de febrero cumplieron 52 años de casados. Amén.

Quien escribe esta historia, su hija, la cuarta de cinco hermosos retoños. Vicente, Antonio, Filomena, Luz (Yo) y Onofrio Miguel.

Esta historia es real en un gran porcentaje, fechas y nombre de los personajes son completamente exactos.

Y colorín colorado, esta historia no se ha terminado.


Onofrio y Blanca en la actualidad, dia 22 de febrero.png
Almuerzo de celebración de Aniversario Nro 52


Nueva firma LuzeroC4.png



0
0
0.000
0 comments