#Photography - Niños Héroes // Heroic Kids

in Photography Lovers3 months ago

_MG_011302.jpeg

// ¡Y ellos morían! / An they died! //

_MG_01130202.jpeg

// El día de hoy me gustaría compartir con ustedes esta foto tomada hace algunas semanas //

>_ Buen día amigos y bienvenidos. En esta ocasión este post va a ser un poco diferente. La imagen que pueden ver es del Monumento a los Niños Héroes en Pachuca, Hgo. La tomé hace algunas semanas y en ella se alcanza a leer estos dos versos...

// Allí fue, la mañana era de oro...
Septiembre estaba en flor... ¡y ellos morían! //

>_ Se trata de un fragmento del poema "Los niños mártires de Chapultepec" escrito por Amado Nervo en el año de 1903.

En esta ocasión me voy a atrever a compartirles en su totalidad dicho poema.

// Today I would like to share with you this photo taken a few weeks ago //

>_ Good morning friends and welcome. This time this post is going to be a little different. The image that You can see is from the Monument to the Heroes Children in Pachuca, Hgo. I took it a few weeks ago and in it you can read these two verses ...

// There it was, the morning was golden ...
September was in bloom ... and they were dying! //

>_ It is a fragment of the poem "The children martyrs of Chapultepec" written by Amado Nervo in 1903.

On this occasion I am going to dare to share this poem in its entirety.


Los niños mártires de Chapultepec

I

Como renuevos cuyos aliños
un viento helado marchita en flor,
así cayeron los héroes niños
ante las balas del invasor.

Allí fue... los sabinos la cimera
con sortijas de plata remecían;
cantaba nuestra eterna primavera
su himno al sol: era diáfana la esfera;
perfumaba la flor... ¡y ellos morían!

Allí fue... los volcanes en sus viejos
albornoces de nieve se envolvían,
perfilando sus moles a lo lejos;
era el valle una fiesta de reflejos,
de frescura, de luz... ¡y ellos morían!

Allí fue... Saludaba al mundo el cielo,
y al divino saludo respondían
los árboles, la brisa, el arroyuelo,
los nidos con su trino del polluelo,
las rosas con su olor ...¡y ellos morían!

Morían cuando apenas el enhiesto
botón daba sus pétalos precoces,
privilegiados por la suerte en esto:
que los que aman los dioses mueren presto
¡y ellos eran amados de los dioses!

Sí, los dioses la linfa bullidora
cegaban de esos puros manantiales,
espejos de las hadas y de Flora,
y juntaban la noche con la aurora
como pasa en los climas boreales.

Los dioses nos robaron el tesoro
de esas almas de niños que se abrían
a la vida y al bien, cantando en coro...
Allí fue... la mañana era de oro,
Septiembre estaba en flor... ¡y ellos morían!

II

Como renuevos cuyos aliños
un viento helado marchita en flor,
así cayeron los héroes niños
ante las balas del invasor.

No fue su muerte conjunción febea
ni puesta melancólica de Diana.
sino eclipse de Vésper, que recrea
los cielos con su luz, y parpadea
y cede ante el fulgor de la mañana.

Morir cuando la tumba nos reclama,
cuando la dicha suspirando quedo,
“¡Adiós!”, murmura, y se extinguió la llama
de la fe, y aunque todo dice.. “¡Ama!”,
responde el corazón: “¡Si ya no puedo...!”;

cuando sólo escuchamos donde quiera
del tedio el gran monologar eterno,
y en vano desparrama Primavera
su florido caudal en la pradera,
porque dentro llevamos el Invierno,

bien está... más partir en pleno día,
cuando el sol glorifica la jornada,
cuando todo en el pecho ama y confía,
y la Vida, Julieta enamorada,
nos dice: “¡No te vayas todavía!”;

y forma la ilusión mundos de encaje,
y los troncos de savia están henchidos
y las frondas perfuman los boscajes,
y los nidos salpican los frondajes,
y las aves arrullan en los nidos,

es cruel.... mas, entonces, ¿por qué ahora
muestra galas el Bosque y luce aliños?
¿Por qué canta el clarín con voz sonora?
¿Por qué nadie está triste, nadie llora
delante del recuerdo de esos niños?

Porque más que la vida, bien pequeño;
porque más que la gloria, que es un sueño;
porque más que el amor, vale, de fijo,
la divina oblación, y en una losa
este bello epitafio: “Aquí reposa;
dio su sangre a la Patria: ¡Era un buen hijo!”

III

Como renuevos cuyos aliños
un viento helado marchita en flor,
así cayeron los héroes niños
ante las balas del invasor.

Descansa, Juventud, ya sin anhelo,
serena como un dios, bajo las flores
de que es pródigo siempre nuestro suelo;
descansa bajo el palio de tu cielo
y el santo pabellón de tres colores.

Descansa, y que liricen tus hazañas
las voces del terral en los palmares,
y las voces del céfiro en las cañas,
las voces del pinar en las montañas
y la voz de las ondas en los mares.

Descansa, y que tu ejemplo persevere,
que el amor al derecho siempre avive;
y que en tanto que el pueblo que te quiere
murmura en tu sepulcro: “¡Así se muere!”,
la fama cante en él: “¡Así se vive!”.

IV

Como renuevos cuyos aliños
un viento helado marchita en flor,
así cayeron los héroes niños
ante las balas del invasor.

Señor, en cuanto a ti, dos veces bravo,
que aquí defiendes el hollado suelo
tras haber defendido el suelo esclavo,
y hoy en el sitio dormirás al cabo
donde el águila azteca posó el vuelo;
Señor, en cuanto a ti, que noble y fuerte,
llegaste del perdón al heroísmo,
perdonando en tu triunfo a quien la muerte
dio a tu padre infeliz, y de esta suerte
venciéndote dos veces a ti mismo:

¡ven, únete a esos niños como hermano
mayor, pues que su gloria fue tu gloria,
y llévalos contigo de la mano
hacia el solio de Jove soberano
y a las puertas de bronce de la Historia!

Amado Nervo

(1903)


>_ El poema es una memoria de los hechos ocurridos el 13 de Septiembre del año 1947 durante la Guerra de México - Estados Unidos y al mito que de ella se creó en los años siguientes.

Claro está que la batalla fué real, aunque se generó el mito que unos niños, desovedeciendo órdenes de abandonar su puesto y aún al verse derrotados, siguieron defendiendo el castillo de Chapultepec, que en aquellos tiempos era sede el Colegio Militar y una de las entradas a la ciudad de México, hasta perder la vida.

Este mito se nos enseña desde muy temprana edad, y cada año se les celebran honores a estos siete soldados con desfiles y fiesta. Pese a los errores históricos que existen en el mito, a los mexicanos nos llena de orgullo de una u otra forma y refuerza el nacionalismo en cada uno de los mexicanos generación tras generación.

Eso es todo por esta ocasión amigos, espero les haya agradado. Hasta la próxima.

>_ The poem is a memory of the events that occurred on September 13, 1947 during the War of Mexico - United States and the myth that was created in the following years.

Of course the battle was real, although the myth was generated that some children, sparing orders to abandon their post and even when they were defeated, continued to defend the castle of Chapultepec, which at that time was the headquarters of the Military College and one of the entrances to Mexico City, until they lost their lifes.

This myth is taught to us from an early age, and each year these seven soldiers are honored with parades and parties. Despite the historical errors that exist in the myth, it fills us Mexicans with pride in one way or another and reinforces nationalism in each one of the Mexicans, generation after generation.

That's it for this occasion friends, I hope you liked it. Until next time.

_MG_01130201.jpeg

// Hive // Twitter // Facebook //

// Instagram // Movescount // Strava // Lbry //

Sort:  

Very Nice post! 😊🥰