EL PÁLIDO CÍRCULO DE LAS ROSAS MARCHITAS.

in Literatos9 months ago

UN SENDERO SIN ROSAS

Mi vida siempre fue eso; un recomenzar sin destino, en busca de un camino; sin comprender que la vida misma era el camino, sin advertir que tenía un lugar privilegiado, que era única e irrepetible, que no estaba delante o detrás de nadie, que no era más o menos que nadie. Por largo tiempo estuve errada, empeñada en ver frente a mí una gran brecha, sin intentar siquiera girar sobre mis pies y admirar el panorama completo; sintiéndome nada…

Pero la vida no se trata solo de ciclos, de tiempo; es mucho más que eso, es una extraña mezcla de sensaciones, percepciones, reacciones, emociones, gustos, símbolos y signos que te acompañan, te marcan y definen; como el circulo o las rosas, mis flores favoritas: delicadas, de suave aroma, elegantes, pero no por eso indefensas, sus espinas las protegen de quien intente dañarles.


Una vez escuché una antigua leyenda que contaba el origen de las rosas rojas: una hermosa princesa se bañaba en el lago y el sol hechizado por su belleza se paralizó por tres días admirándola; el Ser Supremo al darse cuenta de que el orden del universo estaba en peligro, convirtió a la princesa en una rosa y ordenó al sol que siguiera su camino; desde entonces las rosas se inclinan y sonrojan ante la majestuosa presencia del sol.

Los enamorados regalan rosas rojas; el rojo simboliza la pasión y el amor siempre es apasionado, pero igual pueden significar muerte; la llevan a los difuntos a su última morada; también les llevan rosas blancas y el blanco representa la paz. Me han regalado una solitaria rosa roja; quizás necesitaba más; ahora me doy cuenta que también necesitaba, me urgía paz, mucha paz…

UNA ROSA MUSTIA

Aquella grieta frente a mí no se trataba de pérdida o imperfección; nada se había roto y en realidad no era tan grande como creía; solo era cuestión de perspectivas, de dibujar, de construir; pero mi enfermizo espíritu me nublaba el sentido, distorsionando la realidad.

”Se trataba solo de un espacio que debía completarse…”

Ella era la línea curva que completaba el círculo y la grieta al mismo tiempo; sin embargo, lo entendió demasiado tarde; deseaba más rosas en su existencia; más pasión, más paz y mucho más sol.

Pero el atrapa sueños colgado sobre su cama no funcionó, ni logró persuadirle aquella hermosa luna llena, ni atinó en la ruleta de la vida aunque la giró en varias oportunidades.

Dejó escapar su alma, esparciendo sangre y dolor; queriendo acabar con lo que no tiene fin; hasta transformarse en la mustia rosa que completó aquel círculo de rosas marchitas…

"No somos más que un minúsculo circulo, en desafío constante por encajar o pertenecer, por ser parte de algo o alguien…"

@oscarina


La historia de una mujer como tantas; perturbada y con una visión retorcida de su existencia; conviviendo con fantasmas que solo ella ve. En sus constantes delirios traspasó con frecuencia la frágil línea entre vida y muerte; hasta que un día no retornó...