El Carro Blanco de la Jungla - Reflexión

in Literatos2 months ago
Imagina que estás en medio de una ciudad con mucho tráfico y te tomaras a la tarea de buscar un carro de color exuberante, digamos, uno rosado con verde.

¿Cuánto tardarías en encontrarlo?

Puede ser que realices la tarea en muy poco tiempo y esto se deberá a dos motivos: tu concentración y tu suerte. En cualquier caso, tardarías mucho menos al trata de conseguir uno blanco, pues, es una tonalidad comercial.

Si haces esto constantemente, tú mente estará entrenada para identificar siempre el color de carro que seleccionaste, tu vista estará alerta e inmediatamente hará sobresalir al vehículo de tu elección.

Podemos transpolar este ejercicio a la vida y a las oportunidades que esta nos da. Elige la oportunidad que desees, como la de ser feliz, la de hallar pareja, conseguir trabajo, alcanzar el éxito, viajar, ser feliz o cualquier meta que te traces.

Hay personas que simplemente son felices al tener como premisa el hallar el carro blanco en medio del trafico y todos los días lo consiguen. Para ese grupo eso es suficiente y está bien, es una forma de vivir, nada reprochable.

Hay otros que se ponen retos más grandes, como el de conseguir ese carro en medio de una jungla y con el tiempo lo logran. Para ellos, esa aventura de ponerse una meta poco común, los mantienen en movimiento, les dan razones de explorar y de que cuando hallen su carro, independientemente de la condición en que esté, tendrán una fortuna diferente a la que les oferta la cotidianidad.

Aprende a vivir de las dos maneras, ve por tus carros blancos y también por los rosados con verde, hazlo solo, acompañado o como gustes, pero entrena a tu mente para que pueda observar las distintas oportunidades que tienes.

¿Y tú ya hallaste el carro blanco en medio de la jungla?

Fotos de mi Autoría | Derechos Reservados
Teléfono Samsung S6

Sort:  

No hay peor ciego, que aquel que tiene las oportunidades en sus narices y se niega a ver.

Pasa en la vida, cotidianamente, a todos. El factor que hace que eso cambie somos nosotros mismos. Saber cómo manejar ambas situaciones.

Vivir en la realidad es cierto, pues de no ser así entonces se considera que se debe internar en un sanatorio. Sin embargo, el objetivo nace de un sueño, que con constancia, es una meta que se vuelve realidad.

Muy buena reflexión, hermano.

gracias por leerme y dejar este genial comentario, amigo. Estamos mal educados en esto de ver las oportunidades y aún con la mejor disciplina, a veces olvidamos muchos tesoros cotidiano, ambos extremos son malos, porque yo, en lo particular, busco el de la jungla y a veces se me olvida con el que tengo frente a mí todos los días, también puedo hallar alguna buena oportunidad. Un abrazo