Ruperth y el dragón mágico || Concurso de cuentos infantiles en homenaje al escritor venezolano Aquiles Nazoa

in Literatoslast month
dragn.jpg

Hola amigos de #hive. Hoy (un poquito tarde quizá) Me uno a esta hermosa iniciativa de la comunidad #literatos. Donde hacemos homenaje a un escritor con basto talento que dejo su legado literario, aún vigente a día de hoy, hablamos de AQUILES NAZOA. Gracias a nuestro amigo @theycallmedan que hace posible llevar a cabo esta iniciativa participando como patrocinador. Sin más preámbulo ¡Comencemos!

Ruperth y el dragón mágico

Una vez, la pequeña Lucia jugaba en su patio y detrás de unos matorrales encontró las cáscaras muy grandes de un huevo, tenia lunares y era de color extraño.

-Abuelo, mira lo que encontre.

-Déjame verla Lucía.

El abuelo examinó lo que Lucía le entrego, y poniendo cara de sorpresa le preguntó a la niña:

-Lucía ¿Crees en los dragones?

-Nunca he visto uno, abuelo.

-Siéntate pequeña, tengo una historia que contarte...

Había una vez un niño de cabellos negros que vivía en una casa muy grande y bonita, tenía juguetes de todo tipo y podía comer siempre lo que el quisiera...pero se sentía solo. Vivía con su padre, que trabajaba mucho y se aburría de todo, ya nada lo divertía.

Un día, el niño decidió escapar, porque sentía que su papá no lo quería.

Lucia interrumpió la historia, horrorizada por el relato:

-¿Abuelo y que iba a hacer un niño solo? Moriría de hambre, corría peligro. ¿Nadie le enseño que los niños no deben andar solos?

-El no pensó en eso Lucía, era más tonto que tu. Ahora silencio, déjame continuar.

El niño, no muy seguro de a donde iría o que haría, empaco manzanas, un libro, una linterna y algo de dinero. Seguro de su equipaje, empezó su aventura.

Se fue por su patio, adentrándose en el enorme bosque de su casa. Escucho sonidos tenebrosos, aves, y el sonido de ramas secas con el viento, mientras más caminaba, más oscuro se hacía el bosque. Estaba aterrado. Tras mucho caminar, se sintió perdido y temeroso.

2070.jpg
Fuente Se puso a llorar y saco su libro y la linterna, leyendo la primera oración que se encontró con su vista:

-Si estas perdido y tienes buen corazón. Solo mira hacia adelante.

Sorprendido, el niño levanto la vista, y frente a el había un árbol gigante que no había visto el cual tenía un agujero enorme, que parecía pasar al otro lado. Lleno de valentía el niño decidió entrar.

Cuando entro y paso al otro lado, todo frente a el cambió. Había un mundo colorido, lleno de criaturas hermosas, hadas, duendecillos, sirenas y pequeños trolls. Todos se reunieron a su encuentro.

2040.jpg
Fuente

-¡Haz llegado! Al fin. Tardaste un poco para perderte, pero ya estas aquí. Eres más pequeño que todos los elegidos de antes, pero te ves valiente. Tu nos vas a salvar.- Le dijo una hermosa hada al niño.

hada.jpg
Fuente

-¿Salvarlos de que?- Pregunto el niño.

- Silencio hada. Tenemos que explicarle todo al elegido. Como lo hacemos cada 1000 años.-Dijo un troll de apariencia muy sabia.- Verás pequeño...¿Como te llamas?

-Mi nombre es Rupert.

Lucía interrumpió de nuevo la historia:

-¡¡ABUELO SE LLAMA COMO TU!!

-Silencio, Lucía. Déjame continuar.

Todos dijeron al mismo tiempo "Rupert nuestro héroe"

El troll sabio, aunque algo gruñón dijo molesto:

-Todos a callar, que Rupert no entiende nada. Ustedes no aprenden.

Todos hicieron silencio avergonzados.

Entonces una sirena salió del lago junto a Rupert, y empezó a cantar una bella canción:

sirena.jpg Fuente

"Hace miles de años vivimos en paz,
en nuestra hermosa nación.
Todos eramos felices, hasta llegar
Ese temible dragón.

Teníamos miedo, estábamos perdidos,
y un humano apareció,
Con espada y valentía
El degolló, al temible dragón.

Todos celebramos, reímos, ¡Ganamos!
Y el hombre se marcho.
Pero mil años después
apareció de nuevo el dragon,
¿quien podría salvarnos?

Otro hombre apareció,
y durante miles de años
Un humano siempre nos salvo.

Hoy se cumplen mil años,
tu estas aquí.
Eres nuestro salvador.
Debes matar,
Al temible dragón"

-¡¿YO DEBO MATAR UN DRAGÓN?!-Dijo Rupert, muy sorprendido.

-Si, Rupert, para eso estas aquí- Dijo la bella hada.

-¡Pero yo no quiero matar a un dragón!

-Ya basta, dejen al niño en paz. Debe descansar. Vamos a llevarlo al pueblo. Debe comer, bañarse y dormir-Dijo el Troll sabio.

Todos se reunieron junto a Rupert y le mostraron su bello mundo. Habían frutas muy dulces y ricas, incluso mejores que las fresas o cualquier otra.

El agua del lago estaba calientita y agradable. Las sirenas cantaban para Rupert. Y las hadas le daban jugo de hongos para que pudiera volar como ellas.

Rupert se quedo dormido en la casa del árbol que habían preparado para el. Su cobija era muy suave y cómoda. Soñó con sus nuevos amigos y despertó contento al día siguiente.

-Amigos, voy a enfrentarme al dragón. No dejaré que les de más miedo ni se coma a nadie más.-Dijo Rupert.

La sirena se sumergió en lo profundo del lago y al salir tenía una enorme espada con mango de oro para Rupert.

-Se ve muy pesada-Dijo Rupert.

-Solo los humanos de corazón valiente pueden levantarla.

La sirena empujo la espada fuera del agua, y Rupert intentó levantarla. Era muy pesada. Tomó el mango con ambas manos y tiro. La espada no se movió ni un poco.

Todos se veían aterrados, era la primera vez que un humano no tenía suficiente valentía en su corazón para levantar la espada. Todos empezaron a llorar, y a lo lejos se escucho un horrible rugido.

-Un hada desapareció- Gritó el troll.- No está. El dragón se la comió.

Rupert, muy molesto. Dijo:

-Iré a enfrentarme al dragón. No importa si no puedo levantar la espada.

El pequeño niño de cabellos negros y mejillas rosadas salio corriendo hacia la cueva del dragón. Sin miedo a ser devorado.

-¿Sabes Sirena? No creo que Rupert no sea valiente. Lo es, y mucho. Pero creo que lo que hace que no pueda levantar la espada, es que no hay deseos de matar en su corazón. Quizá siempre estuvimos equivocados sobre lo que significaba tener la espada.

-¿Crees que Rupert pueda matar al dragón?- Preguntó la sirena.

-No lo sé. Pero tengo fe en el.

Rupert corría y al llegar a la entrada de su cueva respiro hondo y penso que no podía dejar que el dragón se comiera a nadie más. Entro sin miedo, con más valor que nunca en su vida.

-¿Quien osa a invadir mi cueva? ¿Es que quieres que te pase lo mismo que esa hada fastidiosa?-Dijo la voz profunda del dragón oculto en la oscuridad.

-¿Por que te haz comido a mi amiga el hada? ¿Por que te comes a todos durante miles de años?

El dragón salió de la oscuridad, molesto. Era gigante y tan temible como decían.

dragn.jpg

-¿Eres el humano que viene a matarme? ¿Donde esta tu espada mocoso?

-No la he traído conmigo. No la necesito.

El dragón empezó a reírse mucho, tan fuerte que la cueva empezo a temblar y caían pedazitos del techo.

-Eres tan débil que ni si quiera haz podido levantar la espada. Eres solo un niño ¿Que haces aquí?. Se equivocaron de elegido. Al fin podré matarte y acabar con esto.

El dragón escupió fuego al niño, pero este corrió y huyo de el. era muy pequeño, así que pasaba por debajo del dragón e incluso se monto en el y empezó a treparlo. Se acarraba de las púas de su espalda y el dragón sin brazos para quitárselo de encima empezó a elevarse con sus alas. Salieron de la cueva y volaban con fuerza. El niño se agarraba muy fuerte.

Subieron tanto que se elevaron más arriba de las nubes, y ya no se podía ver el suelo. El dragón daba vueltas para hacer caer a Rupert, pero este se sostenía firme. La piel del dragón era dura, no había manera de hacerle daño. Rupert pensó y pensó que hacer. Porque pronto se cansaría y caería del dragón.

Golpeó la piel del dragón a ver si este sentía algo en su piel. El dragón ni lo notó.

Entonces, Rupert grito como si cayera "Aaaaaaaaaahhhhhhh", y lanzó su mochila rápidamente al suelo. El dragón pensó que Rupert cayó y fue bajando al suelo,hasta aterrizar en un terreno lleno de flores en lo alto de una montaña. Rupert podía escapar,pues el cansancio de volar hizo dormir al dragón.

Pero cuando se estaba bajando del dragón,algo en el corazón de el no lo dejaba irse.

-Dragón- Grito Rupert.-¿Por que siempre matas a todos?

El dragón molesto abrió los ojos y escupió fuego, pero el niño estaba montado sobre su oreja, allí no podría alcanzarlo.

-Niño. Estas molestándome mucho. Los humanos siempre vienen y matan a los dragones. Se creen muy inteligentes y fuertes. Pero solo pueden matarnos porque no estamos acostumbrados a que nadie nos enfrente. Lo que no entiendo es porque ha venido un niño, y de paso, sin espada.

-Dragón..es que siempre los humanos los matan a ustedes. Pero tu siempre regresas. Entonces ¿Nunca haz muerto?

-Si morimos. Solo que siempre ponemos un huevo y lo ocultamos. Cuando nos matan, tiempo después nacen nuestros hijos. Ustedes nos matan..una y otra vez.

-Dragón eso es horrible pero...ustedes son más grandes y tienen fuego. Yo creo que... en el fondo ustedes no quieren matar a los humanos. ¿Por que a otras criaturas si?

-Niño te contaré algo. No pareces como otros humanos malos, así que escúchame bien. Nunca he matado a otra criatura. Cuando alguien intenta hacerme daño lo mando a otro mundo con mi magia, un mundo donde no hay magia y donde están perdidos. Tu mundo. Ese es su castigo, vivir confundidos sin magia en el mundo de los humanos.

-Dragón. ¿Y si le decimos a todos que no eres malo? no quiero que nadie vuelva a matar nunca a un dragón.

-Si les digo que no soy malo vendrán a hacerme daño porque sabrán que no los mataré.

-No debes tener miedo dragón. Eres el culpable de que te tengan miedo, pero si les hacemos saber la verdad serás como cualquiera de ellos.

El dragón acepto y Rupert lo llevo delante de todos. Todos tenían mucho miedo. Pero al ver a Rupert vivo explicando todo, todos se calmaron y entendieron al dragón. La sirena lloró por todos los dragones que tuvieron que morir antes y todos se disculparon con el dragón.

-Dragón por favor trae de vuelta al hada, debe estar muy confundida y triste.-Dijo el troll sabio.

- Quisiera poder hacerlo. Pero no se como. No se como traer gente del mundo humano. Solo sé enviarlos allá.

-Yo vine aquí porque estaba perdido, pero no buscando nada. Dudo que ella pueda llegar aquí de nuevo.

Todos estaban muy tristes, pero aceptaron que el hada ya no volvería. El troll sabio le dijo al niño:

-Te hemos tejido mucha ropa, para que tengas con que vestirte ahora que vives aquí.

-No puedo quedarme aquí-Dijo el niño-Debo ir a casa.

-Pero Rupert. Los hombres que vienen a este mundo se quedan para siempre.

-Yo no quiero. Quiero buscar a la bella hada y ayudarla a vivir en ese mundo. Quizá no sea tan aburrido como pensaba. Hay mucha gente que seguro esta perdida. No puedo quedarme aquí.

El dragón viendo lo que el niño dijo se acerco a este y hablo:

-No puedo traer a nadie de vuelta. Pero puedo enviarte al mismo lugar donde la envié, no debe estar muy lejos.

El niño miró al dragón y lo abrazo muy fuerte, aunque se pinchaba con sus escamas. El dragón se hizo mas pequeño con su magia y envolvió a rupert en sus alas. El dragón lloró porque iba a extrañar mucho al niño.

-Dragón. Eres un ser bueno, y siempre todos pensaron mal de ti. Te quiero mucho. Por favor sé muy feliz.

-Niño. Gracias por creer en mi. Jamás voy a olvidarte. Cuando tu me estés olvidando a mi, enviaré pequeñas señales a tu mundo. Háblale de mi a tus hijos y nietos, y visitame antes de morir.

El dragón abrió un portal y Rupert se adentró en el. Antes de pasar al otro lado miro al dragón y le dijo "Eres el mejor amigo que he tenido" y se fue.

En el mundo humano camino un poco en varias direcciones, y el sonido de una niña llorando llamó su atención. Se acerco a ella y le puso la mano en el hombro.

-¿Por que lloras niña?- dijo Rupert. Esta sin mirarlo y aun llorando le respondió:

-Este mundo es feo, y raro. Todos se ven tristes y nadie me dice donde estoy.

-Hada, ya estoy aquí. No tengas miedo.- La niña levanto la cara y vio a Rupert. Sorprendida se levanto y sonrió.

-¡Rupert! Que bueno que estas aquí. Tengo mucho miedo. Ya quiero regresar.

-No podemos regresar Hada. Ya no podemos volver.

Rupert le contó a Hada todo lo que paso, Rupert lloró cuando contó que debió despedirse de su mejor amigo. Pero le dijo que no la dejaría sola y que el era de ese mundo, que buscaría la forma de regresar a casa con ella. Hablo con muchos adultos. Les dijo su nombre y como se llamaba donde vivía. Viajo en barcos y trenes siguiendo indicaciones hasta que al fin estuvo en la estación de su pueblo.

Hablo con el encargado y le dijo el nombre de su papá para que le dijera que el estaba allí. Un hombre alto y de cabellos negros vino corriendo muy apresurado hacia ellos poco tiempo después.

-¡¡Rupert!! Hijo, ¿estas bien? ¿donde estuviste? ¿quien esta niña?

Rupert contó todo el relato a su padre, quien escucho pacientemente. El padre de Rupert no creyó ni una palabra pero tomo a los dos niños y se los llevo a casa. El niño supo que su padre lo amaba, y este jamás volvió a descuidar a Rupert. Crió a ambos niños, y fueron felices por siempre. Fin.

Lucia lloraba mucho cuando la historia terminó.

-Abuelo pero no es justo. Hay muchas cosas injustas en la historia,el hada, Rupert, el Dragón. Nada esta bien.

-Lucía, a veces el camino para ser feliz es difícil y parece injusto. Pero somos personas más fuertes y sabias cuando entendemos que todo pasa por una razón.

Una viejecita salió al jardín con una bandeja de postres y té. Al mirar a la niña con lagrimas en lo ojos frunció el ceño a Rupert.

- Rupert. ¿Por que hiciste llorar a Lucia?-Dijo la viejecita.

-Esta bien abuela. A veces hay que llorar un poco para poder entender. Abuela, ¿sabías que en la historia de mi abuelo una niña se llamaba como tu? se llamaba Hada. Y era un hada de verdad, solo que vino a este mundo.

La viejecita casi deja caer los postres de la bandeja de la sorpresa.

-Hada, cariño. Quédate con Lucia. Iré a caminar un poco al bosque.

-Pero Rupert. Traje postres, ven a comer.

Rupert miró a Hada a los ojos y abrió su mano, mostrandole las cascaras del huevo. Esta sonrió y tomo a Lucía de la mano.

-Vamos a comer. El abuelo va a caminar. Lucia...¿Sabias que hay un poquito de magia dentro de todos nosotros? No te preocupes si te sientes perdida a veces. Esa es la forma de encontrar aquello que no sabías que estabas buscando.

Sort:  

Es un cuento hermoso ¡felicitaciones!

Lamentablemente el concurso recibía participaciones hasta el día 2. ¡Ojalá la próxima vez puedas participar a tiempo!

¡Éxitos!


Colmena-Curie.jpg

¡Felicidades! Esta publicación obtuvo upvote y fue compartido por @la-colmena, un proyecto de Curación Manual para la comunidad hispana de Hive que cuenta con el respaldo de @curie.

Si te gusta el trabajo que hacemos, te invitamos a darle tu voto a este comentario y a votar como testigo por Curie.

Si quieres saber más sobre nuestro proyecto, acompáñanos en Discord: La Colmena.


Literatos-estatico.jpg

Esta publicación ha recibido el voto de Literatos, la comunidad de literatura en español en Hive y ha sido compartido en el blog de nuestra cuenta.

¿Quieres contribuir a engrandecer este proyecto? ¡Haz clic aquí y entérate cómo!