El aroma del café

in Cervanteslast month


Fuente

 

El aroma del café me lleva en la inmensidad del tiempo para recordar tus falsas caricias

Amaneceres resplandecientes quedaron en mi memoria ante tus mentiras profanas de qué era tu amor eterno.

Sábanas mojadas llenas de recuerdos en historias ahí contadas en noches de cada entrega. Cada caricia era una mentira para mí triste corazón; pero a la vez era un cúmulo de emociones de sentirme una mujer amada.

Estaba cegada con tus caricias bellas, no me daba cuenta qué tú amor me destruía y me mataba lentamente.

Todos los momentos llenos de dulzuras eran para mí alma como rosas con espinas lastimándome en el silencio de un cruel olvido.

Ahora sólo me queda despertarme y sentir las mañanas sin aurora y sin sol resplandeciente ante la nostalgia de unas caricias para mi cuerpo desnudo.

Sólo me queda saborear el aroma de tu piel impregnado en el mío y disfrutar el aroma de un rico café que me lleva a viajar en la inmensidad del tiempo y recordar cada caricia tuya por mas falsa qué está fuera.

El aroma del café es la inmensidad de la noche de nuestras propias caricias ahí depositadas en nuestros cuerpos desnudos.

Ahora la nostalgia se adueña de mis recuerdos y el aroma del café me llena en mis momentos amargos.

La tristeza y la nostalgia invaden mi alma de un amor que no supo amarme y sólo me llenó de caricias falsas.

Fui toda suya desde mi piel hasta mi alma pero nunca valoró la mujer que tenía en sus brazos y con ese dolor durara y perdurará por el resto de su vida y tarde se dará cuenta de su error de quién lo amó tanto.