El hombre en busca del sentido | Libros memorables

in Cervantes2 months ago

Confieso que este libro lo empecé a leer porque era necesario para realizar un trabajo de una materia universitaria llamada "Destreza para el aprendizaje", cuando estaba en primer semestre. Debo admitir que me impactó en sobremanera.

Comencemos con esta parte para dar un abreboca potente en desmedida:


image.png
Unsplash


"Me gustaría contarle algo, doctor. He tenido un sueño extraño. Una voz me decía que deseara lo que quisiera, que lo único que tenía que hacer era decir lo que quería saber y todas mis preguntas tendrían respuesta. ¿Quiere saber lo que le pregunté? Que me gustaría conocer cuándo terminaría para mí la guerra. Ya sabe lo que quiero decir, doctor, ¡para mí! Quería saber cuándo seríamos liberados nosotros, nuestro campo, y cuándo tocarían a su fin nuestros sufrimientos." "¿Y cuándo tuvo usted ese sueño?", le pregunté. "En febrero de 1945", contestó. Por entonces estábamos a principios de marzo. "¿Y qué le contestó la voz?"
Furtivamente me susurró:
"El treinta de marzo."
Cuando F. me habló de aquel sueño todavía estaba rebosante de esperanza y convencido de que la voz de su sueño no se equivocaba. Pero al acercarse el día señalado, las noticias sobre la evolución de la guerra que llegaban a nuestro campo no hacían suponer la probabilidad de que nos liberaran en la fecha prometida. El 29 de marzo y de repente F. cayó enfermo con una fiebre muy alta. El día 30 de marzo, el día que la profecía le había dicho que la guerra y el sufrimiento terminarían para él, cayó en un estado de delirio y
perdió la conciencia. El día 31 de marzo falleció. Según todas las apariencias murió de tifus. (El hombre en busca del sentido, Viktor Frank, pág 45).


El trabajo estaba enfocado en la motivación y el profesor pidió la lectura de este libro, porque durante los múltiples padecimientos del autor, relata las razones que mantenían con vida a muchos de sus compañeros de aflicciones y también el cómo muchos al perder esta motivación, esta razón de ser, esta visión a futuro, esta esperanza, se entregaban a la muerte misma, tendidos sobre una cama sin importarles el excremento que los rodeaba por el hecho de que ni siquiera se levantaban a hacer sus necesidades fisiológicas en otro sitio, solo se entregaban y esperaban el ansiado último respiro.

Cabe destacar este espacio del prefacio del libro:

El Dr. Frankl, psiquiatra y escritor, suele preguntar a sus pacientes aquejados de múltiples padecimientos, más o menos importantes: "¿Por qué no se suicida usted?" Y muchas veces, de las respuestas extrae una orientación para la psicoterapia a aplicar: a éste, lo que le ata a la vida son los hijos; al otro, un talento, una habilidad sin explotar; a un tercero, quizás, sólo unos cuantos
recuerdos que merece la pena rescatar del olvido. Tejer estas tenues hebras de vidas rotas en una urdimbre firme, coherente, significativa y responsable es el objeto con que se enfrenta la logoterapia, que es la versión original del Dr. Frankl del moderno análisis existencial.


La vida en los campos de concentración es un claro ejemplo de que el ser humano tiende a la maldad y puede llegar a hacer cualquier cosa con el fin de cumplir lo que su codicia le susurra día y noche. Y es que Frankl relata que esta maldad no sólo se veía en aquellos que los oprimían, sino también en aquellos que ansiaban sobrevivir a toda costa, pues eran capaces de recurrir a la traición, a la fuerza bruta, al robo, a vender sus principios. Él mismo dice que "Los mejores entre ellos no regresaron" dando a entender que aquellos que se mantuvieron dentro de lo posible, moralmente correctos, no sobrevivieron. Esta experiencia no me atrevería a extrapolarla a todos los sitios, pues muchos son los testimonios de personas que por medio de alianzas internas, estrategias formuladas para obtener más recursos y mucho trabajo, lograron sobrevivir, sin embargo, quizás Frankl se refería a que la manera más efectiva de mantenerse con vida es renunciar a todo los principios que limiten el resguardo de la misma.

Victor no corrió con la misma suerte que algunos de sus compañeros que ejercieron trabajos un poco más ligeros, él paso gran parte del tiempo cavando traviesas para el ferrocarril y en una ocasión hizo un túnel solo, para unas cañerías. Una hazaña que fue recompensada por un par de cupos para cigarrillos, que funcionarían genial para hacer trueques por comida, enorme refrigerio para sobrevivir a la asechante inanición.

Por su parte, para suerte, o a mi parecer causalidad, un “Capo” de la cuadrilla donde se encontraba el protagonista sentía cierta obligación hacia él; debido a que escuchaba sus historias de amor y sus dificultades matrimoniales que solía contarle durante las largas caminatas hasta su lugar de trabajo y producto de esa impresión y consejo hicieron que le reservara un puesto junto a él en las primeras filas del destacamento evitando así que estuviera en las últimas. Por el contrario, las últimas filas se solían reclutar a los hombres que tendrían que hacer otro tipo de trabajo y uno de los realmente temidos. Esto constituyó una motivación externa que le dio un pequeño impulso para seguir luchando por mantenerse con vida.


image.png
Unsplash


Se puede señalar que de vez en cuando Viktor levantaba la vista al cielo y veía el primer albor rosáceo de la mañana, cosa que le hacía recordar a su mujer. Cabe destacar, que ese pensamiento era tan fuerte que la vislumbraba con precisión, la oía contestarle cuando intentaba entablar una conversación y ese tipo de pensamiento le hizo entender la verdad que había oído de muchos poetas, “el amor es la meta última y más alta a la que puede aspirar el hombre”. Igualmente, entendió que “la salvación del hombre está en el amor y a través del amor”, ese preciso recuerdo de un ser querido fue quizá la motivación intrínseca más fuerte que le ayudó a mantenerse luchando por continuar con vida; es decir el recuerdo de su amada y los momentos en los que se olvidaba de su existencia como prisionero para conversar con ella en sus pensamientos. Él expresaba además que si para ese entonces hubiera sabido que estaba muerta de igual manera hubiera continuado su entrega a ese pensamiento que lo mantuvo con vida y ese recuerdo fue quizá la motivación determinante; pues terminó ese párrafo con Cantares 8:6 “ponme como sello sobre tu corazón… pues fuerte es el amor como la muerte”. Esto complementaba lo que más adelante Viktor citó de Nietzche: “Quien tiene algo por qué vivir, es capaz de soportar cualquier cómo”.

Aunque Viktor de vez en cuando se despejaba temporalmente con un barracón y se acomodaba de forma de que gozara de una buena situación por la noche, como una especie de espectáculo en el que se contaban chistes, se cantaba, se recitaban poemas e incluso se hacían algunas referencias satíricas sobre el campo y que inclusive dichas reuniones eran tan eficaces que aunque algunos prisioneros estuvieran al borde del agotamiento por el exceso de trabajo; vale destacar que aun así estos asistían a estas funciones. Este hecho constituyó una motivación extrínseca que ayudó no solo a Viktor a olvidar por un momento todo ese horrible panorama, sino también a muchos prisioneros que asistían a esas funciones.

En una ocasión, se le presentó una oportunidad de salvación a Victor, sin embargo, él respondió diciendo que eso no iba con él, que había aprendido que era mejor dejar que el "destino" siguiera su curso, quería quedarse con sus amigos.
¿De verdad te quieres irte con ellos? Replicó el jefe de los médicos, que propuso aquella oportunidad.

Cuando respondió aquel "Si, voy a ir", saltaron las lágrimas de "Otto", aquel jefe, conmovido por este vestigio de humanidad. Pero Frankl no se iría sin antes expresarle su última voluntad:

"Otto, escucha, en caso de que yo no regrese a casa junto a mi mujer y en caso de que la vuelvas a ver, dile que yo hablaba de ella a diario, continuamente. Recuérdalo. En segundo lugar, que la he amado más que a nadie. En tercer lugar, que el breve tiempo que estuve casado con ella tiene más valor que nada, que pesa en mí más incluso que todo lo que hemos pasado aquí."

Aunque no fue necesario que Otto diera este mensaje, pues la muerte no fue el destino de Frankl, sin embargo, en otra oportunidad, cuando ya era claro que pronto los llevarían a la cámara de gas o los desecharían de alguna forma, se presentó otra oportunidad de escapar. Esta vez junto a un amigo se les encomendó llevar tres cadáveres a una fosa, ellos eran los únicos que aún quedaban con fuerzas para cumplir aquel trabajo, el plan era que entre viajes llevarían también lo poco que tenían pero que sería esencial para sobrevivir lo más posible en el bosque, sin embargo, durante uno de los viajes se apareció un vehiculo plateado, con cruces rojas que marcaban esperanza, la oportunidad de escapar nacía otra vez y el guardia que estaba cerca hasta se unió a ellos en las plegarias que hicieron por la paz de aquellos que enterraban, sin embargo, mientras los prisioneros entraban a aquellos medios de escape, el médico jefe no contó a Viktor y su amigo entre ellos. Molestos les reclamaron, pero él se justificó en que el cansancio lo distrajo.

Sin embargo, mientras esperaban la siguiente ronda de escape, los despertó el estruendo de los fusiles y cañones. El médico jefe ordenó que todos se echaran a tierra y luego de que pasó aquel enfrentamiento, se levantó una bandera blanca que anunciaba que su libertad estaba cerca... Sin embargo Viktor resaltó que:

Hasta muchas semanas después no nos enteramos de que,
durante aquellas horas, el destino había jugado con los pocos prisioneros que quedábamos en el campo. Otra vez más pudimos comprobar cuan inciertas podían ser las decisiones humanas, especialmente en lo que se refiere a las cosas de la vida y la muerte. Ante mí tenía las fotografías que se habían tomado en un pequeño campo cercano al nuestro. Nuestros amigos que pensaron viajar hacia la libertad aquella noche, transportados en los camiones, fueron encerrados en los barracones y seguidamente murieron abrasados. Sus cuerpos, parcialmente carbonizados, eran perfectamente reconocibles en la fotografía. Yo pensé de nuevo en el cuento de Muerte en Teherán.

Y es que el relato de muerte en Teherán, lo describe perfectamente, por lo que me es necesario mencionarlo:

En cierta ocasión, un persa rico y poderoso paseaba por el jardín con uno de sus criados, compungido éste porque acababa de encontrarse con la muerte, quien le había amenazado. Suplicaba a su amo para que le diera el caballo más veloz y así poder apresurarse y llegar a Teherán aquella misma tarde. El amo accedió y el sirviente se alejó al galope. Al regresar a su casa el amo también se encontró a la Muerte y le preguntó: "¿Por qué has asustado y aterrorizado a mi criado?" "Yo no le he amenazado, sólo mostré mi sorpresa al verle aquí cuando en mis planes estaba encontrarle esta noche en Teherán", contestó la muerte.


Pues antes de mencionar la fuerte tarea de adaptarse cuando la libertad es un hecho, Frankl menciona muchas situaciones en las que la fe entra en acción, y es que es para muchos difícil pensar en Dios cuando la maldad, las tieblas, la oscuridad opacan de manera tan abismal. El problema del mal es lo que se suele argumentar, en cierto modo tratando de evitar la responsabilidad del propio actuar humano, al pensar que la libertad de actuar no da la posibilidad de que ese propio actuar afecte para mal, no solo a aquel que lo ejecuta, sino también a muchos que lo rodean ¿Por qué si es bueno, permite todo esto? ¿Será que de verdad nos ama? Son preguntas que nacen en estos momentos que para muchos son fuente de fortaleza a su fe pero también para otros son pilares para una fuerte incredulidad. Pero... Si no hay nada más allá y todo es producto de la casualidad ¿Qué sentido tiene el actuar a sabiendas de que de nada valdrá? Viktor lo refleja de la siguiente manera:

La máxima preocupación de los prisioneros se resumía en una pregunta: ¿Sobreviviremos al campo de concentración? De lo contrario, todos estos sufrimientos carecerían de sentido. La pregunta que a mí, personalmente, me angustiaba era esta otra: ¿Tiene algún sentido todo este sufrimiento, todas estas muertes? Si carecen de sentido, entonces tampoco lo tiene sobrevivir al internamiento. Una vida cuyo último y único sentido consistiera en superarla o sucumbir, una vida, por tanto, cuyo sentido dependiera, en última
instancia, de la casualidad no merecería en absoluto la pena de ser vivida.

El readaptarse era otra prueba enorme, debían volver a aprender muchas cosas olvidadas sobre el cómo relacionarse, pues el maltrato y todo el sufrimiento los habían afecta bastante. Sin embargo el desahogo y el progresivo cambio se veía cuando los prisioneros liberados lograban al fin entablar largas conversaciones. Pero no era fácil, muchos no consiguieron a sus familiares, tuvieron que empezar de cero, en parte felices se ser libres y en parte rotos por la falta de la familia que una vez tuvieron.

Las fortalezas que Viktor Frankl tenía durante su estadía en ese campo de concentración fueron determinantes para motivarlo a seguir con vida, al igual que los conocimientos de psiquiatría y su experiencia durante las terapias que había realizado le permitieron abonar un poco el terreno para enfrentarse a lo que viviría. Aunque hay que recalcar que difícilmente existiría algo que lo hubiera preparado para lo que vivió; pero lo que nos pareció aún más determinante fue el recuerdo de su esposa que fue tan latente que lo llevó a motivarse para seguir con vida: “aún si hubiera sabido que ella estaba muerta” como lo confirmó en sus líneas.

Este recuerdo y la experiencia fruto de sus vivencias, le ayudaron a entender el hecho de que al encontrar una razón por la cual vivir ningún sufrimiento sería capaz de acabar su esperanza, y aunque tenía debilidades que se hacían evidentes ante tanto maltrato, daño físico y psicológico logró sobrellevarlas para mantenerse aprovechando oportunidades y así pudo conservarse con vida para posteriormente explicar a través de su libro que el sentido de la vida no se encuentra en cosas materiales; pues cuando todo esto se nos es quitado encontramos que vivir es asumir la responsabilidad de cumplir con las tareas y superar los problemas que la vida misma nos pone.

Además al parafrasear sus ideas, mencionaba que estaba admirado con aquellos que tenían una fe fundamentada y que a pesar de que murieran; en el último momento se notaban que no podían arrebatarles la certeza de que vivían para servir a aquel en quién creían y que morir no sería pérdida pues su vida pertenecía a su Señor.

image.png
Unsplash


¡Y eso ha sido todo! En 2 horas presentaré este post en el programa de Palnet. "Exprésate a las 4 con los 4". Espero te haya gustado.


Referencias bibliográficas

  • El hombre en busca del sentido, Viktor Frank, Adaptación 1991, Barcelona, Editorial Herer.

  • Apuntes personales universitarios, 1er Semestre de Ing. Sistemas, "Destreza para el aprendizaje".


Puedes seguirme por acá si lo deseas: | You can follow me here if you want

Facebook

Twitter

¡Cuenta secundaria! (Juegos y retos) | Secondary account (Games and challenges)

Sort:  

¡Felicitaciones!



Estás participando para optar a la mención especial de nuestra COMUNIDAD (Recompensa de 1 Hive), también has recibido 1 ENTROKEN.

1. Invierte en el PROYECTO ENTROPÍA y recibe ganancias semanalmente. Entra aquí para más información.

2. Contáctanos en Discord: https://discord.gg/hkCjFeb

3. Suscríbete a nuestra COMUNIDAD, apoya al trail de @Entropia y así podrás ganar recompensas de curación de forma automática. Entra aquí para más información sobre nuestro trail.

4. Creación de cuentas nuevas de Hive aquí.

5. Visita nuestro canal de Youtube.

Atentamente

El equipo de curación del PROYECTO ENTROPÍA

Los relatos del holocaustos son terribles.

Sí, bastante fuertes...

No he leído este libro, sin embargo, tu relato me resultó fascinante Gabriel. Desde ya lo consideraré entre mis próximas lecturas.

¡Gracias! Me alegra que le haya gustado.

Congratulations @gabrielr29! You have completed the following achievement on the Hive blockchain and have been rewarded with new badge(s) :

You received more than 2250 upvotes. Your next target is to reach 2500 upvotes.

You can view your badges on your board and compare yourself to others in the Ranking
If you no longer want to receive notifications, reply to this comment with the word STOP

Do not miss the last post from @hivebuzz:

Feedback from the October 1st Hive Power Up Day

Siempre debemos encontrar razones para mantener vivas motivaciones en nosotros; en especial en estos tiempos difíciles.

Así es, compañero.

Siempre que haya una razón fuerte para querer vivir, todo tendrá sentido. Muchos al carecer de ella, como bien explicas en la estupenda reseña de esta obra, se entregan, otros al tenerla, definitivamente luchan y sortean todas las vicisitudes. Gracias por compartir este excelente texto y por la recomendación. Un abrazo para ti!. @gabrielr29

Gracias a usted por pasarse por acá y dejar tan hermoso comentario.