PÚBERES, CANÉFORAS, ACANTO

26_agib_libus.jpg


     En enero de 1896, una vez que trascendió la noticia de la muerte de Paul Verlaine, genial poeta francés, el no menos genial Rubén Darío, poeta nicaragüense (1867 - 1916), príncipe de la poesía castellana, máximo representante del modernismo, escribió su famoso Responso a Verlaine para manifestar su dolor por la pérdida del admirado amigo.
     Se trata de un poema de siete estrofas, donde este excepcional bardo nos regala una compleja gama de imágenes dentro de una atmósfera exquisitamente musical.

     En la cuarta estrofa dice:

Que púberes canéforas te ofrenden el acanto,
que sobre tu sepulcro no se derrame el llanto,
sino rocío, vino, miel;
que el pámpano allí brote, las flores de Citeres,
y se escuchen vagos suspiros de mujeres
¡bajo un simbólico laurel!

     La estrofa, como vemos, abre con tres palabras por muy pocos conocidas: púberes, canéforas y acanto.
     Circuló por ahí una anécdota graciosa de alguien que al leer esta quinta estrofa, dizque exclamó: ¡Vaya!, de todas esas palabras, lo único que entiendo es "que".

     Pero... ¿de dónde vienen estas palabras?

     Púberes es un adjetivo referido a quienes han llegado a la pubertad. Su origen proviene del latín pubere (pubis con vello). Es decir, el poeta se refiere a adolescentes.

     Canéfora. Es esta una palabra que nos llegó del latín, que a su vez la tomó del griego kanephoros (quien lleva un cesto). En Atenas se empleaba para referirse a jóvenes vírgenes que eran elegidas para cumplir el ritual de llevar sobre su cabeza un cesto contentivo de productos que serían usados en los sacrificios religiosos.
     Etimológicamente esta palabra está conformada por la raíz kanes (cesto) y el verbo phero (llevar).
     En nuestro idioma quedó asentada como un sustantivo femenino empleado para referirse a una doncella que, en algunas fiestas de la Antigüedad, llevaba sobre la cabeza un canastillo con flores, ofrendas y objetos necesarios para los sacrificios.

     Acanto, según el DLE, es un sustantivo para significar una “Planta de la familia de las acantáceas, perenne, herbácea, con hojas anuales, largas, rizadas y espinosas”.
Proviene del latín acanthus, y este del griego akanthos (espina).

= = = 0 = = =

Texto e imagen de Tomás Jurado Zabala
Gracias por sus amables lecturas



0
0
0.000
1 comments