EFRIT


26_agib_libus.jpg


     En el libro Las mil y una noches aparece de manera reiterada la intervención de los efrits, unas veces causando daños, otras veces haciendo el bien o simplemente cometiendo travesuras. En el capítulo referido a la Historia del pescador y el efrit, trata de un pescador que un día fue al mar a pescar y al tirar la red por cuarta vez sacó un jarrón enorme de cobre dorado. Quitó la tapa de plomo y resulta que dentro estaba un efrit. Al salir se vio que su frente llegaba a las nubes y sus pies se hundían en el polvo. La cabeza era como una cúpula, sus manos eran como rastrillos, sus piernas eran mástiles; su boca era como una caverna; dientes como piedras, los ojos como dos antorchas. Era, pues, como puede verse, un monstruo gigantesco. El efrit al verse libre decidió matar al pescador.

     El efrit dijo:

«No hay más Dios que Alah. Pero permite, ¡oh, pescador! que te anuncie una buena noticia». Y el pescador repuso: «¿Qué noticia es esa?» Y contestó el efrit: «Tu muerte. Vas a morir ahora mismo, y de la manera más terrible». Y replicó el pescador: «¡Oh, jefe de los efits!, ¡mereces por esa noticia que el cielo te retire su ayuda! Pero ¿por qué deseas mi muerte?, ¿qué hice para merecerla? Te he sacado de esa vasija, te he salvado de una larga permanencia en el mar y te he traído a tierra». Entonces el efrit dijo: «Piensa y elige la especie de muerte que prefieras; morirás del modo que gustes».

     Y es que los efrits, ya sean varones o hembras, aunque eran seres extraordinarios estaban también sujetos a algunas fragilidades y padecimientos como las personas, incluso podían enamorarse de alguien de su misma especie o de un humano. Aunque eran, por lo general, inmortales podía darse el caso de ser muertos por alguna circunstancia casual o por mano de alguien con poderes sobrenaturales.

     Pero... ¿de dónde salió esta palabra?

     Hasta ahora no aparece registrada en el Diccionario de la lengua española.
     Se trata esencialmente de un vocablo árabe para significar «poderoso», que es lo que define a estos genios que, según la mitología, son superiores al hombre, puesto que fueron creados mucho antes y, además, por materia diferente. Mientras que el hombre fue creado del barro, ellos fueron producto del aliento de Alá.

= = = 0 = = =

Texto e imagen de Tomás Jurado Zabala
Gracias por sus amables lecturas



0
0
0.000
1 comments