Hagamos el humor Una y otra vez | P O E M A

Había
que intentar
alegrarnos sin sexo,
sonreír sin lujuria,
divertirnos sin siquiera
rozarnos el tacto...
Debíamos de reposar
en la expedición carnal
para prolongarnos
en el sentir
de alguna
carcajada.


Le dije:
Hoy quiero hacerte
el humor
para que acabes llena
de risas.
Esta vez
deseo oír la entendible voz
de tu lenguaje
del alma
tras llenarte las muecas
de alborozo.


Estaba
decidido
a verla feliz,
haría todo
por escuchar
el verbo de su sonrisa.

pexels-leah-kelley-1449670.jpg

Durante la risa,
era diferente
la piloerección,
pude degustar
que su diafragma
se estremeciera
con nuevas formas,
así vi una alegría
y una paz
más duraderas.


El artero remate
le haría brillar
mieles en la mirada
con la expresión
de otro desahogo,
estaba siendo
seducida
por la risa,
halló atractiva
la espontaneidad del sketch,
porque el contexto
era abundante de intimidad
y complicidad.


Por eso,
la desconocida
premisa no era
solo hacer el amor
para que luego sonriera,
en cambio,
opté por saber
de qué estaba hecho
el latido que vibraba
en su buen humor
y que le dejaba alborotos
de risueñas mariposas
en el ombligo.

pexels-leah-kelley-1449668.jpg

No todo
es una lúbrica aventura,
llegan días para amarse
con récipes de caso omiso
a la biología del deseo,
pero necesario es ahondar
en la urgencia de sonreír,
en esa caricia que llega
al rostro por obra y gracia
tras pagarnos con otra
especie
de cariño.


A veces, la risa
es la escapatoria
que tiene el amor
cuando necesita
otro suspiro,
porque el jadeo
siempre acaba,
pero reír,
es un clímax
inseguro.


Hagamos el humor
una y mil veces,
son más potente
las endorfinas
y dopaminas
que emanan
de aquellos bramidos
cuando el gozo
es de hilaridad.


No hay excusas
para hacer el humor
una y otra vez,
puede ser más pervertido
que estés indispuesta,
te halles triste,
herida, intranquila,
infeliz, estresada,
cansada, o neutra,
y no veas llegar
a la risa imponiéndose
al final de tu boca
y que no puedas
disimular el gozo.


Reír
siempre
tiene un final
feliz,
siempre acaba
bien.
Riamos, entonces,
antes que muera
el momento
o se escape
el payaso
con el abucheo
de algún miembro
de este ambivalente
público.

hive.png

Foto 1 de Leah Kelley: Enrique Meseguer

Foto 2 de Leah Kelley: Enrique Meseguer

Foto 3 de Leah Kelley: Enrique Meseguer



0
0
0.000
6 comments
avatar

Congratulations @miguelmederico! You have completed the following achievement on the Hive blockchain and have been rewarded with new badge(s):

You distributed more than 19000 upvotes.
Your next target is to reach 20000 upvotes.

You can view your badges on your board and compare yourself to others in the Ranking
If you no longer want to receive notifications, reply to this comment with the word STOP

Check out the last post from @hivebuzz:

Hivebuzz supports the HiveFest⁷ Travel Reimbursement Fund.
Our Hive Power Delegations to the July PUM Winners
Feedback from the August 1st Hive Power Up Day
Support the HiveBuzz project. Vote for our proposal!
0
0
0.000
avatar

Que bonito poema, me encanto.
Puedo decir, con total seguridad, que eleji a mi esposa, por su buen sentido del humor, siempre tiene una sonrisa en su rostro, pero mas que eso, siempre procura hacerme sonreir y reir.
Como dices: no rosamos la piel todo el dia, pero si podemos reir durante toda una jornada.
Gracias por compartirlo, de verdad esta genial. 😃

0
0
0.000
avatar

gracias a ti por leer y comentar, además de también haber identificado el sentido del poema. Es justamente sobre cómo es más cuantificable el tiempo que consumiremos riendo, o en ese intento de felicidad, que el la sonrisa con alivio que genera la expresión sexual.

Saludos para ti y para tu esposa, sigan haciéndose el humor uno al otro y nunca les faltará así un pedacito de felicidad.

Bendiciones para ti y los tuyos.

0
0
0.000
avatar

Gracias Miguel, por tus bellas palabras, aqui estoy convidando a mi esposa a leer juntos tu poema, saludos ✌️

0
0
0.000