[ENG-SPN] Sacral antagonisms / Antagonismos sacros

P1250620_acopia.jpg

If there is something that always stands out in those metaphorical and infinite oceans that are the fields of Castile, it is precisely an old church, whose tower, frequented by the stork for Saint Blaise, is always seen in the distance, like that opportune lighthouse that reassures the sailor, making him reach a safe port. Even in some of them, like the present one, which I have the pleasure of showing you, there are the happy circumstances of the union of two antagonistic philosophies, although united by a common language: Sacred Geometry. Thus, compared to the lightness and elegance of Mudejar brick, there is the contrast and solidity of Romanesque stone. Elements, both, capable of withstanding with integrity, the harsh conditions of a climate that always borders on extremes.

P1250626_acopia.jpg

Si hay algo que siempre destaca en esos metafóricos e infinitos océanos que son los campos de Castilla, es precisamente, una vieja iglesia, cuya torre, frecuentada por la cigüeña por San Blas, se ve siempre en la distancia, como ese oportuno faro que tranquiliza al marinero, haciéndole llegar a puerto seguro. Incluso en algunas de ellas, como en la presente, que tengo el placer de mostrarles, se dan las felices circunstancias de la unión de dos filosofías antagónicas, aunque unidas por un lenguaje común: el de la Geometría Sacra. De manera, que frente a la ligereza y elegancia del ladrillo mudéjar, está el contraste y la solidez de la piedra románica. Elementos, ambos, capaces de soportar con entereza, las duras condiciones de un clima que siempre roza los extremos.

P1250677_acopia.jpg

NOTICE: Both the text and the accompanying photographs are my exclusive intellectual property and therefore are subject to my Copyright.
AVISO: Tanto el texto, como las fotografías que lo acompañan, son de mi exclusiva propiedad intelectual y por lo tanto, están sujetos a mis Derechos de Autor.

P1250656_acopia.jpg



0
0
0.000
5 comments
avatar

Con tu reflexión, me hiciste recordar un viejo paraje de cocoteros que hay a media hora de una de las entradas de la ciudad en la que vivo. Podía venir cansada, triste, con miedo de un viaje, pero bastaba ver esos cocoteros para alegrarme el alma. Dentro de mí decía: gracias Dios, ya estoy en casa. Hermosas imágenes, como siempre!! abrazos

0
0
0.000
avatar

Siempre nos tranquiliza ver lo que no es familiar, lo que nos acerca a casa y por defecto, a la seguridad. Antiguamente, se hablaba más de santuarios, en el aspecto bohemio de que eran lugares donde el Diablo u las armas tenían prohibida la entrada. Eran lugares seguros. Imagina lo que sentían los peregrinos, cuando la noche se les echaba encima y no tenían otro lugar en kilómetros a la redonda. Por eso se dejaban abiertas siempre sus puertas. Claro, que eso ya pasó a la historia y ahora no verás una iglesia que no esté conectada con el centro de policía o guardia civil más próximo. Lástima de mundo. Abrazos

0
0
0.000