Una utopía con horizonte teológico [esp][eng]

avatar


1.jpg
Source

Esta semana en la iniciativa de la comunidad de humanitas se nos invita a soñar, puesto que se nos plantea que compartamos cuáles serían algunos de los rasgos que para nosotros tendría la sociedad ideal, guiándonos por lo que varias personas a través del tiempo han llamado una utopía, esto es, una meta que aunque en principio parezca inalcanzable es lo que mueve a la acción, en este caso, a la acción social. Para mi planteamiento voy a guiarme por un análisis teológico, para lo cual establezco las siguientes premisas-palabras claves: felicidad, amor y libertad, por lo cual, en la medida que una sociedad se acerca más o menos a estos valores, más o menos se acercará a mi sociedad utópica.

Felicidad

Según las Sagradas Escrituras, la primera predicación oficial de Jesucristo hacia la multitud, aquella que inaugura su ministerio de enseñanza ante el pueblo, es la relativa a las "Bienaventuranzas", sin entrar en un análisis de las mismas parto de aquí porque nos puede ayudar a entender que el sentido de la vida de la humanidad sobre la tierra no es otro que la felicidad, es decir, estamos en este mundo para ser bienaventurados, ser felices, por eso, la sociedad utópica que imagino es una donde el bienestar de cada persona está primero, lo cual aunque se dice rápido es algo que tiene mucha tela que cortar y tratar porque no me refiero simplemente al bienestar económico (que ya es un gran reto) sino también social y sobre todo personal y emocional.

Japón ha creado hace unos años el ministerio de la soledad, lo cual es un ejemplo de lo que anteriormente he señalado. Las personas no necesitan estar bien solo materialmente hablando (aunque también) sino en todos los sentidos, la sociedad que imagino es una entonces donde se promueve el desarrollo integral de las personas. Lo del Japón es solo un caso más donde vemos sociedades que lo tienen todo, pero a la vez no tienen nada, esto porque se prioriza unas cosas más que otras y la misma educación y cultura va reforzando todo esto, se amerita una reingeniería social.

En la sociedad que sueño los niños nacen en un ambiente sano, donde son respetados y protegidos contra los agresores, los jóvenes tienen oportunidades de salir adelante y luchar por sus metas, las personas van a su trabajo con la alegría del servir porque tienen todas las condiciones para hacerlo, la economía es próspera y por ello todos tienen el tiempo suficiente para dedicarse a otras áreas de su desarrollo integral.

This week in the humanitas community initiative we are invited to dream, since we are asked to share what would be some of the features that for us the ideal society would have, guided by what several people over time have called a utopia, that is, a goal that although in principle seems unattainable is what moves to action, in this case, to social action. For my approach, I will be guided by a theological analysis, for which I establish the following premises-key words: happiness, love, and freedom, for which, to the extent that a society is more or less close to these values, it will be more or less close to my utopian society.

Happiness

According to the Holy Scriptures, the first official preaching of Jesus Christ to the multitude, the one that inaugurates his teaching ministry before the people, is the one related to the "Beatitudes", without entering into an analysis of the same I give birth here because it can help us to understand that the meaning of the life of humanity on earth is none other than happiness, that is, we are in this world to be blessed, to be happy, therefore, the utopian society that I imagine is one where the welfare of each person comes first, which although it is said quickly is something that has a lot of fabric to cut and deal with because I am not simply referring to economic welfare (which is already a great challenge) but also social and especially personal and emotional.

Japan has created a few years ago the ministry of solitude, which is an example of what I have pointed out above. People do not need to be well not only materially speaking (although also) but in all senses, the society I imagine is one than where the integral development of people is promoted. Japan is just another case where we see societies that have everything but at the same time have nothing, this is because some things are prioritized more than others and education and culture itself reinforce all this, a social reengineering is merited.

In the society that I dream of, children are born in a healthy environment, where they are respected and protected against aggressors, young people have opportunities to get ahead and fight for their goals, and people go to work with the joy of serving because they have all the conditions to do so, the economy is prosperous and therefore everyone has enough time to devote to other areas of their integral development.


22.jpg
Source

separador 4.png

Amor

Antes de partir de este mundo, Jesucristo dijo: "En esto conocerán todos que son mis discípulos, si tienen amor los unos por los otros", pero es que el amor no es algo solo del cristianismo, pues "Dios es amor" y por ello toda persona fue creada para amar y ser amada. De allí que en mi sociedad ideal el amor como primer principio de acción es fundamental, un amor que arropa toda la realidad social, de hecho por eso diversos líderes sociales a lo largo de la historia han propuesto a toda la humanidad la construcción de la civilización del amor.

Una de las cosas, por ejemplo, en la cual la sociedad de hoy debe caminar, y hay algunos que otros intentos es en la inclusión de todos por igual en los deberes y derechos que como ciudadanos tenemos en las naciones. Esto pasa por la no discriminación de ninguna persona por ningún motivo: religioso, político, económico, cultural, etc. En este sentido, la imagen de Dios resplandece sobre la humanidad, ya que Él "hace salir el sol sobre todos por igual", así también desde cada uno debe nacer lo mejor para todos, sin discriminación.

En la sociedad que sueño ninguna persona es señalada por los demás por sus opciones de vida, existe un respeto hacia sí mismo y los demás al 100%, la fraternidad y solidaridad son acciones sumamente valoradas y todo está supeditado a la ley del amor, el que nos tenemos a nosotros mismos, pero también el que ofrecemos a los demás. Ya S. Agustín esbozó algo parecido al decir que "Dos amores construyeron dos ciudades: el amor propio hasta el desprecio de Dios (y de los demás) ... Y el amor a Dios (y a los demás) hasta el olvido del amor desordenado de sí mismo" (En Civitate Dei, libro XIV, cap. XXVIII).

Love

Before leaving this world, Jesus Christ said: "By this shall all men know that you are my disciples if you have a love for one another", but love is not something only of Christianity, because "God is love" and therefore every person was created to love and be loved. Hence, in my ideal society, love as the first principle of action is fundamental, a love that embraces the whole social reality, in fact, that is why various social leaders throughout history have proposed to all humanity the construction of the civilization of love.

One of the things, for example, in which today's society must walk, and there are some other attempts, is the inclusion of all equally in the duties and rights that as citizens we have in the nations. This involves the non-discrimination of any person for any reason: religious, political, economical, cultural, etc. In this sense, the image of God shines on humanity since He "makes the sun rise on all equally", so also from each one must be born the best for all, without discrimination.

In the society I dream of, no person is singled out by others for their life choices, there is 100% respect for oneself and others, fraternity and solidarity are highly valued actions and everything is subordinated to the law of love, the one we have for ourselves but also the one we offer to others. St. Augustine already outlined something similar when he said that "Two loves built two cities: love of self to the point of contempt for God (and others) ... and love of God (and others) to the point of forgetting the disordered love of self" (In Civitate Dei, book XIV, chap. XXVIII).


3.jpg
Source

separador 4.png

Libertad

Todo lo que hasta aquí he esbozado y en sí toda esta reflexión que estoy compartiendo parte de que ya en las Sagradas Escrituras tenemos una propuesta clara de la sociedad ideal aquí en la tierra. Dicha propuesta es la construcción del reino de Dios, el cual no se refiere solo al más allá, sino al más acá, es decir, cómo podemos hacer para que los valores que nos predicó Jesucristo, valores profundamente humanos, puedan hacerse realidad entre nosotros. Por eso, algunos autores no hablan del reino de Dios sino del reinado de Dios, porque en cualquier lugar donde haya justicia, igualdad, solidaridad, libertad, etc., allí está Dios.

Entre todos estos valores, la libertad ocupa un lugar especial, ya que es lo que permite el desarrollo de cada persona y la sociedad en plenitud. Aquí es donde quizá podemos proponer cosas más prácticas para nuestra utopía, pues, estoy de acuerdo con otros planteamientos dentro de esta iniciativa que apuestan a la descentralización basada en la tecnología blockchain como un elemento imprescindible en la sociedad ideal. La descentralización del poder político, de la economía y de otras áreas, a la vez que empodera más a cada persona, le permite construir en libertad su propio camino de autorrealización.

En la sociedad que sueño la libertad es un valor primordial, por eso, es una sociedad descentralizada donde cada uno no solo es responsable de su propio bienestar sino también corresponsable del de los demás, ya que todos son conscientes de que en la descentralización existe un mayor compromiso de cada uno para que las cosas marchen bien, lo cual se traduce en una mayor capacidad de aportar mediante nuestras acciones en el desarrollo de la sociedad.

Freedom

Everything I have sketched so far and this whole reflection that I am sharing is based on the fact that in the Holy Scriptures we already have a clear proposal of the ideal society here on earth. This proposal is the construction of the kingdom of God, which does not refer only to the hereafter but to the hereafter, that is, how can we do so that the values preached to us by Jesus Christ, profoundly human values, can become a reality among us. For this reason, some authors do not speak of the kingdom of God but of the reign of God, because wherever there is justice, equality, solidarity, freedom, etc., God is there.

Among all these values, freedom occupies a special place, since it is what allows the development of each person and society in fullness. Here is where perhaps we can propose more practical things for our utopia, because, I agree with other approaches within this initiative that bet on decentralization based on blockchain technology as an imprenscindible element in the ideal society. Decentralization of political power, the economy, and other areas while empowering each person more allows them to build their own path of self-realization in freedom.

In the society that I dream of, freedom is a primordial value, therefore, it is a decentralized society where everyone is not only responsible for their own well-being but also co-responsible for that of others, since everyone is aware that in decentralization there is a greater commitment of each one to make things go well, which translates into a greater ability to contribute through our actions in the development of society.


4.jpg
Source

separador 4.png

Muchas gracias por haberme acompañado en la lectura de este post, espero tus comentarios y que nos podamos volver a encontrar en una próxima publicación, hasta luego.

Thank you very much for having accompanied me in the reading of this post, wishing you always the best and that we can meet again in the next publication, I say goodbye, see you later.

separador 4.png

footer personal.gif





humanitascover2.jpg




0
0
0.000
4 comments
avatar

No sabía ese dato sobre Japón, sí que es interesante. Creo que la libertad, el amor y la felicidad son la clave para una sociedad ideal, me gustó como lo has hecho, partiendo desde las sagradas escrituras y teniendo en cuenta a la ciudad de Dios de San Agustín. Creo que teológicamente hablando, hay una propuesta interesante de utopía. Siempre he pensado que la parte del padre nuestro que dice "venga a nosotros tu reino" no es más que una invitación a que todo creyente de manera activa colabore y trabaje por construir una civilización utópica desde los valores cristianos, edificar aquí la ciudad de Dios. Me ha parecido genial que hayas desarrollado la iniciativa desde la teología. Saludos hermano.

0
0
0.000
avatar

Saludos Jesús, siempre resalto que algo que amo de esta comunidad, es que hay diversidad de pensamiento y de manera armónica podemos aportar y respetarla.

Tu hablas no solo por convicción sino por experiencia, eso para mí siempre es admirable, porque únicamente no hablas de teología, sino que la prácticas y con tus enseñanzas transmites esos caminos posibles para el bien común, logrando resaltar la sensibilidad desde la acción social.

Me ha gustado tus aportes.
Muchos éxitos.

0
0
0.000
avatar

Es muy bueno el enfoque el el bienestar del ser humano. El amor por el prójimo. Valores que van más allá de lo material. Es lo que podría ponerse como más importante antes de intentar llegar a una sociedad ideal. ¡Saludos!

0
0
0.000