La radio de mi abuela

avatar


Fuente

 

Las novedades producen una revolución y los cursos de Radio Técnico los enviaban también por correo. Algunos personajes adquirieron los conocimientos básicos para reparar los aparatos dañados y el Mocho Hilario quien era asiduo cliente del bar El Cují le dijo a mi abuelo que él le resolvía el problema con el radio Philips.

Hasta allí parecía bueno el testimonio pues el mocho era muy habilidoso reparando cosas eléctricas. Mi abuelo le llevó la Philips con su cajón que prendía pero no sonaba. La fama de acucioso investigador de Hilario se mantuvo, pero un poco desviada de la realidad.

A los quince días le devolvió el cajón y una bolsita de papel con un poco de tubos sobrantes; el radio sonaba pero en una sola estación, la única que existía en el pueblo, las demás emisoras y las de Onda Corta desaparecieron y cuando mi papá lo interrogó le respondió:

-!Noo vale, es que esos gringos le pusieron muchos tubos y vainas que están de más a ese bicho!

Desde entonces mi abuela solo escuchaba una estación. La fortuna para ella llegó cuando el “Marchante” le llevó una radio tTlefunken con un ojo mágico verde por el que pagaría un bolívar semanal, no sé cómo hizo ella qué con tres bolívares diarios hacía magia, pero se multiplicó haciendo conservas de coco con papelón en hojas de naranja.

Aprendimos a cambiar los tubos para no caer nuevamente en la inventiva de Hilario y fue acertada la decisión porque tal vez a éste se le habría ocurrido poncharle el ojo mágico y un radio con un ojo tuerto se vería muy feo.



0
0
0.000
4 comments
avatar

Buena historia hermano tiene aroma de café y tradición.

0
0
0.000
avatar

Congratulations @javisem! You received a personal badge!

Happy Hive Birthday! You are on the Hive blockchain for 4 years!

You can view your badges on your board and compare yourself to others in the Ranking

0
0
0.000