De Vacaciones


image.png

Fuente

 

Ellas eran dos. Hacedoras, amables y bien dispuestas, ofreciendo deliciosas tortas, café, bebidas y entre otras tantas exquisiteces la encantadora armonía del lugar.

Cuando llegamos creí estar acercándome a un templo, debimos subir algunos escalones, para luego ubicarnos en un lugar central.

La noche era clara. Afuera, a escasos metros, con su eterno ronroneo y un aliento de fría humedad, custodiado por la Luna había quedado la inmensidad del mar Caribe en las costas de Falcón.

Adentro, calidez y pequeñas sutilezas nos participaban de un clima acogedor. Una conjunción exacta de calma y sensualidad.

El buen gusto se sentía invadido por las miradas, había rincones propicios para charlar de a dos, las ventanas eran las justas para descolgar láminas de recuerdos, de tiernos momentos, de sueños, de ilusión y el silencio bastaba para rememorar palabras escuchadas, para volverlas a escuchar.

Un lugar para enamorarse todos los días, un lugar preferencial. Cabaña ladrona de mis sentidos, andando mis calles siempre regreso a ti y volveré para refrendar el amor a la belleza, a la vida, para ocupar tus terrazas, caminar tu piso sonoro, saborear tus tazas de café, para confesar este amor clandestino, porque te quiero, porque no te olvido y besar tu magia con el corazón.



0
0
0.000
4 comments