Fuerza me falta para maldecir su nombre

image.png

Imágen de uso libre- Pixabay

Más de 40 ladrones a la sombra de un samán
tramaron violar a su madre y a sus hermanas vender.
Borrachos de envidia. odio y resentimiento
a vecinos y parientes aniquilaron.

No se salvó su mentor,
del que heredó la lengua de plata;
tampoco el padrino,
que le otorgo el perdón y la bendición.

Envilecido y canalla, asaltadores puso por héroes;
a los ladrones medallas, a los violadores grado de honor

Nada dejaron sin mancilla profanadores de tumbas.
Arrastraron al pueblo a idolatría y de Dios llegó la maldición.
Mancillaron la justicia, la ley castiga la honradez,
enaltece al ladrón

Envidia su religión, la traición su gloria;
rapiña, estafa, robo, extorsión y despilfarro,
su cotidiana labor.

Calamitosa peste, que exportaron a las naciones;
envuelta en oropel, la dañina vagancia se esparce como miel.
Delito disfrazado de santa ideología, trampa caza pueblos;
esclavos de palabrerías que disimulan la mala intención

Todo corrompido y putrefacto está, tan poco se a salvado.
Aun se oye la descarada burla ofreciendo tiempos mejores
mientras se beben la sangre de los inocentes
y bailan sobre sus tumbas.

La Historia les guarda su lugar;
cuando todas sus estatuas sean demolidas,
su mausoleo convertido en letrina
y el nombre nadie quiera mencionar.

Destino del traidor
que a su propia patria vendió por envidia o por rencor.
En fortín de cobardía una guardia de cadetes aplauden su deshonor.
Esclavos sucumbieron en nombre de ¿la paz?
por no enfrentar la tiranía.
Mas vale morir en pie, que vivir de rodillas

Hijo, lánzate al combate y muere
Tu madre te vengara.

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

Inspirado en los tiempos que sufrimos y la poesía ¡Dos de Mayo! de Bernardo López García (1840-1877) que le dieron vida al titulo de esta composición y a las dos ultimas lineas.


0
0
0.000
2 comments