Cuando los ídolos se derrumban//When idols collapse

avatar
(Edited)


Idolos lotus.jpg

Cuando hablamos de ídolos posiblemente la idea más recurrente que nos viene a la mente sean esas imágenes reales, concretas que simbolizan y dan sustento a nuestras creencias y valores. Sin embargo, en un sentido más amplio los ídolos se conciben como todo aquello a lo que te atas y le das un poder condicionante para tu sentir.

Para dar mayor claridad a esta idea voy a tomar las palabras de la amiga @mirianna

“El tema con los ídolos es que sin darnos cuenta le damos el poder de hacernos sentir bien, le confiamos nuestra paz y felicidad a un ente externo a nosotros sobre lo que no tenemos ningún tipo de control y a su vez en un valor que pudiera incluso ser perecedero”,

Esta cita es tomada de su último post e en él nos invita a hacernos una revisión, a hurgar dentro de nosotros para determinar cuáles son esas “personas o cosas” que hemos convertido en ídolos y a las que le hemos otorgado un valor tal que consideramos que nuestro mundo se derrumba si no lo tenemos. Acá les dejo el link hacia esta nutritiva reflexión ¿Tienes Idolos?. A continuación comparto con ustedes mi experiencia sobre el tema.

Diapositiva3.JPG

Considero que no es fácil identificar nuestros ídolos, es más, desde mi experiencia muchos los he reconocido justo en el momento en que se derrumban, cuando toda esa estructura que he construido poniendo mi fe, mis certezas, mis expectativas en ella y al verla desmoronarse ante mis ojos, sentir que sus bases se tambalean, es cuando me he dado cuenta hasta qué punto las fui convirtiendo en ídolos, en creer que solo allí radicaba mi felicidad y que en ello estaba el sentido de mi vida. Voy a ilustrar con una vivencia este punto para explicarme mejor.

Siempre he sido una mujer estudiosa y estudiosa con pasión por lo que me esmeré tanto en el pregrado como en el postgrado, en ser la mejor, aunado a ello mi gran ídolo era la meritocracia, creía a fe ciega que mientras mayor fuese mi preparación académica más posibilidades tendría para alcanzar mis metas profesionales que a su vez se constituían en mis metas de vida, de allí que no había curso, taller, seminario que no buscase de hacer para acumular méritos educativos.

Un buen día surgen dos oportunidades largamente esperadas, no juntas pero si muy cercanas en tiempo, una era optar por una subdirección escolar y la otra quedar como personal fijo en la universidad donde tenía nueve años trabajando como profesora contratada.

Para no hacer el cuento muy largo baste con decir que el cargo de subdirectora, que era por méritos académicos y laborales lo gané pero la “jefe de zona”, nombre dado a la máxima autoridad administrativa del Estado, en materia educativa, me llamó y con mi gruesa carpeta en mano, cerró su conversación con un: Profesora su curriculum es impecable pero ya usted debe saber que aquí ¡Papelito no vale!… y de esa manera más de veinticinco años de estudios quedaron invalidados.

En el plan B, la universidad, pasó algo similar, el coordinador académico, me convocó a su oficina y después de ensalzar mis méritos académicos me instaba a que tenía que retractarme con mi firma de un asunto político que en ese momento tenía a nuestro país en vilo, como no lo hice, no hubo cargo y tampoco nuevos contratos.

Como posiblemente podrás imaginar en ambos casos: lloré, pataleé, me indigné, la rabia, el desencanto, la tristeza, la frustración, la impotencia, el sentimiento de injusticia llenaron mis días, pero quizás lo más importante fue el derrumbe de esos valores que para mí eran importantes, mi ídolo “meritocrático” yacía a mis pies (una guará de drama, ja,ja,ja) pero es en serio, me sentí sin piso, algo muy dentro de mí se lleno de dolor y a partir de allí rompí con lo académico.

Calculo que ya han pasado como dieciocho años, este tiempo ha ayudado a sanar las heridas, el mudo no se acabó, yo no morí y en muchos aspectos la situación me hizo reconocer y afianzar valores que están muy por encima de esos ídolos como lo es la dignidad.

Sigo creyendo en la meritocracia pero ya no como una valoración externa sino con el convencimiento de que esta se encuentra en retarse a uno mismo, en hacer las cosas cada día mejor por la satisfacción propia de dar lo mejor que hay en mí en cada meta que me propongo, también en el camino he ido aprendiendo que nuestra fortaleza radica en lo que trabajamos en nuestro interior, lo que está afuera, puede caer estrepitosamente.

Hoy en día reconozco con mayor facilidad mis ídolos, de alguna manera considero que son necesarios porque son parte de lo que nos mueve, de nuestros afectos y propósitos pero trato de ser consciente de esa línea transparente que separa el mundo interno del externo y que, en el que debo enfocarme y fortalecer con mayor ahínco es el interno, en eso, ya no tengo dudas.

separador-propio-damarysvibra1.jpg

In English

Diapositiva2.JPG

When we talk about idols, possibly the most recurrent idea that comes to mind are those real, concrete images that symbolize and support our beliefs and values. However, in a broader sense, idols are conceived as everything to which you attach yourself and give it a conditioning power for your feelings.

To give more clarity to this idea I will take the words of friend @mirianna

"The issue with idols is that without realizing it we give them the power to make us feel good, we entrust our peace and happiness to an entity external to us over which we have no control and in turn in a value that could even be perishable."

This quote is taken from his last post and in it he invites us to review ourselves, to dig inside ourselves to determine which are those "people or things" that we have turned into idols and to which we have given such a value that we consider that our world collapses if we don't have them. Here is the link to this nourishing reflection You have Idols?. Then I share with you my experience on the subject.

Diapositiva3.JPG

I consider that it is not easy to identify our idols, indeed, from my experience many of them I have recognized them just at the moment when they collapse, when all that structure that I have built putting my faith, my certainties, my expectations in it and seeing it crumble before my eyes, feeling that its foundations are shaken, is when I have realized to what extent I was turning them into idols, believing that only there lay my happiness and that in it was the meaning of my life. I will illustrate this point with an experience to explain myself better.

I have always been a studious and studious woman with a passion for what I strived both in undergraduate and graduate studies, to be the best, coupled with this my great idol was the meritocracy, I believed blindly that the greater my academic preparation the more chances I would have to achieve my professional goals which in turn became my life goals, hence there was no course, workshop, seminar that I did not seek to do to accumulate educational merits.

One fine day two long-awaited opportunities arose, not together but very close in time, one was to opt for a school sub-direction and the other was to become permanent staff at the university where I had been working for nine years as a hired teacher.

In order not to make the story too long, suffice it to say that I won the position of assistant principal, which was based on academic and labor merits, but the "zone chief", name given to the highest administrative authority of the State, in educational matters, called me and with my thick folder in hand, closed her conversation with a: Professor, your curriculum is impeccable but you should know that here, paper is worthless!... and in that way more than twenty-five years of studies were invalidated.

In plan B, the university, something similar happened, the academic coordinator summoned me to his office and after extolling my academic merits he urged me to retract my signature on a political issue that at that time had our country in suspense, as I did not do it, there was no charge and no new contracts.

As you can probably imagine in both cases: I cried, I kicked, I was indignant, anger, disenchantment, sadness, frustration, impotence, the feeling of injustice filled my days, but perhaps the most important thing was the collapse of those values that were important to me, my idol "meritocratic" lay at my feet (a drama guará, ha,ha,ha) but seriously, I felt without floor, something deep inside me was filled with pain and from there I broke with academia.

I calculate that it has been about eighteen years, this time has helped to heal the wounds, the world is not over, I did not die and in many ways the situation made me recognize and strengthen values that are far above those idols such as dignity.

I still believe in meritocracy but no longer as an external assessment but with the conviction that this is found in challenging oneself, in doing things better every day for the satisfaction of giving the best that is in me in each goal that I propose, also along the way I have learned that our strength lies in what we work within us, what is outside, can fall shockingly.

Today I recognize my idols more easily, somehow I consider them necessary because they are part of what moves us, of our affections and purposes but I try to be aware of that transparent line that separates the internal world from the external and that, in which I must focus and strengthen more strongly is the internal, in that, I have no doubts.

separador-propio-damarysvibra1.jpg

Translated with www.DeepL.com/Translator (free version)

Fuente de imágenes: Archivo Personal.

separador-rojp-800x5.jpg

pie 800.jpg

separador-rojp-800x5.jpg

MIS REDES SOCIALES

face-cir.pnginstagram-cir.pngtwiiiter-circulo.png

separador-rojp-800x5.jpg


logohivevenezuela200.png


logo lotus.jfif


separador verde.jpg

Te invito a apoyar este proyecto como witnes y a formar parte de esta gran comunidad uniéndote a su Discord en el siguiente enlace:

Discord de la comunidad Cervantes

separador verde.jpg

Pie de pagina. definitivo.jpg

Be Entrepreneur

separador verde.jpg






0
0
0.000
9 comments
avatar

Colmena-Curie.jpg

¡Felicidades! Esta publicación obtuvo upvote y fue compartido por @la-colmena, un proyecto de Curación Manual para la comunidad hispana de Hive que cuenta con el respaldo de @curie.

Si te gusta el trabajo que hacemos, te invitamos a darle tu voto a este comentario y a votar como testigo por Curie.

Si quieres saber más sobre nuestro proyecto, acompáñanos en Discord: La Colmena.


0
0
0.000
avatar

Hola bella @damarysvibra, feliz y bendecido día. Me ha encantado tu post. Es evidente que no todo el mundo tiene la capacidad de entender y asimilar el significado que tiene el termino "meritocracia", más aún en un país donde su eslogan es "irrespetar al ser humano como tal", menos para ellos entenderlo. Ese tipo de gente no puede dar de lo que carece. Y es normal como seres humanos sentirnos mal. Después toca levantarse. Pero, hay algo que si es importante y es que nadie te va a quitar lo bailao, tus conocimientos, esos son tuyos y quien mejor que tu para reconocerte como persona. Hay que seguir mejorando, preparandonos, eso es para nutrir nuestro ser y mas importante aún nuestro yo interior. Saludos.

0
0
0.000
avatar

Hola @dorytagil2022 gracias por tu comentario, como señalas "nadie te quita lo bailado, sin embargo, reconozco que me costo un mundo levantarme emocionalmente de este derrumbe, recuerdo que como a los tres meses le dije a mi esposo que no quería buscar otro trabajo docente que montásemos un negocio, el como siempre me apoyó y mira que esa puerta me abrió otros canales de conocimiento y aprendizajes, salir de la zona de confort, aunque sea empujado, nos ayuda a reconocer en nosotros otras posibilidades que a veces ni sabíamos que as teníamos. Gracias por pasar y comentar. 😊

0
0
0.000
avatar

Que gran experiencia, me dejaste 😯, primero porque mientras iba leyendo pensé: "te pareces tanto a mí...", Jajajaja... Segundo porque me ví reflejada, también tenía ese valor por la meritocracia muy arraigado entonces sufrí cada decepción por lo que consideré "injusto"... Todo eso también se cayó para mí, aunque no fue agradable verlo caer, ello me impulso a abrirme ante otras posibilidades y además cambiar el rumbo que tenía en mi vida.

Gracias por compartirnos tu experiencia 🙏🏻

0
0
0.000
avatar

Hola amiga @damarysvibra, es triste cuando un ídolo se cae, lo importante es no dejarse arrastrar, y si te lleva con él, pues sacar fuerzas y levantarse. Trabajo en la administración pública ( administrativo, en educación) y es demasiado triste como se ha perdido tanto, en calidad y vocación a raíz de la mala política. Saludos.

0
0
0.000
avatar

Sin duda es un tema bastante complejo, nunca me he puesto a analizar sobre este tema, será interesante entrar en el ejercicio para saber cuáles son mis idolos y qué sucede cuando se derrumban. Excelente tu analisis amiga!

0
0
0.000
avatar

@damarysvibra siempre aprendo tanto leyéndote, gracias¡! Personalmente nunca creí en la meritocracia, debo tener algunos ídolos no reconocidos por ahí, que atenderé ahora que puedo admitirlos, pero que importante es la resiliencia en momentos de desencanto, y sostenerse de los valores, ya mismo me voy a seguir profundizando en la cadeneta de post¡! Abrazo sentido 🙏❤

0
0
0.000
avatar

Gracias, apreciada @damarysvibra por compartir tus experiencias al dejar atrás los ídolos, que como en tu caso, a veces caen solitos, aunque de que duelen, duelen.
Me gustó mucho leerte, con tu prosa clara, natural y fluida.
Un abrazo desde la distancia.

0
0
0.000