Impacto Ecologico del Pez Leon en America.

Hola amigos, en esta maravillosa comunidad de #Cervantes espero estén todos muy bien…
Hoy vengo a hablarles de un invasor que tiene anos llegando a nuestra querida Colombia, y está destruyendo nuestros recursos ecológicos y acabando con la fauna de nuestros arrecifes, les hablo del Pez León.

imagen.png

Fuente

Si en algún momento vez este pez en nuestras aguas… ten cuidado, ya que el contacto descuidado con él puede resultar en un incidente doloroso, pero al mismo tiempo, la recomendación es Matarlo al instante, grande o pequeño, la guerra contra el pez león debe ser total y sin cuartel.

Seguro se preguntaran porque odio tanto a un pescadito tan bonito, o porque quiero destruir a un ser viviente, parte de la creación de Dios igual que yo, pues para explicarles eso debemos empezar por lo siguiente.

El peos es una especie invasiva, es decir, no es propio de nuestras aguas, pero eso no lo hace necesariamente malo, muchas especie como gatos o caballos tampoco son propios de Latinoamérica, el problema con el pez león es que por sus hábitos y fisiología, es una especie que esta dañando el equilibrio de nuestro ecosistema.

Para empezar son tremendamente voraces, pudiendo consumir hasta un 60 por ciento de su peso corporal en alimentos en un solo día, y se alimentan de un amplio grupo de presas, como crustáceos, pequeños moluscos y alevines de pargo o mero, afectando a estos últimos aún más cuando ya son una especie en peligro de extinción… además pueden pasar hasta 3 meses sin alimentos, algo excepcional, y son resistentes a cambios moderados en la temperatura del agua.

imagen.png

Fuente

Contenido del estómago de un pez león.

Sus hábitos reproductivos también hacen que sean prolíficos, una hembra puede poner hasta 30.000 huevos cada DIA, estos los expulsa de sí misma en un saco que flota y se abre liberándolos en la corriente y dispersándolos ampliamente… con lo que en las aguas de nuestro caribe hay millones de peces león minúsculos flotando en las aguas. Y encima de todo eso, está el hecho de que en sus aletas dorsales, caudales y pectorales tienen espinas venenosas y en nuestras aguas no hay depredadores adaptados contra este sistema defensivo.

imagen.png

Fuente

Ubicación de las espinas venenosas.

Todo eso lo hace una de las especies invasoras más agresivas en el mundo.
El pez león es un cazador nocturno, permaneciendo la mayor parte del día entre los arrecifes corales o estructuras artificiales del lecho marino. Y saliendo al anochecer a cazar.

Se cree que si el Pez león no es controlado, puede destruir el 80% de nuestro ecosistema marino. Por eso, cuando les digo que es importante que todos eliminemos los que podamos cuando tengamos oportunidad, es porque le estaríamos haciendo un favor a la naturaleza.

Se cree que el pez león rojo, que ese el que nos ocupa en cuestión y viene de las filipinas, llego primero a florida entre el 85 y el 92. Posiblemente lanzado al mar por un aficionado a los peces de acuario que quiso deshacerse de él, o como dice una teoría, escaparon en 1992 de un acuario durante las inundaciones producidas por el huracán Andrew. Lo cierto es que desde entonces se ha extendido por todas las costas de centro américa, el caribe, Venezuela Colombia y Brasil.

Por supuesto desde entonces se han iniciado varios proyectos para tratar de controlar su población, uno de ellos es la pesca del mismo, como su habitad natural es entre rocas y arrecifes no se le puede pescar con redes o anzuelos, las opciones son las trampas o el arpón, muchas escuelas de buceo en florida empezaron a arponearlos desde antes del 2010. Y la práctica se ha extendido hacia nuestros países.

imagen.png

Fuente

Y es que al parecer aparte de divertido, que son fáciles de arponear ya que son lentos y muy visibles, su carne también es al parecer muy sabrosa, muchos la comparan con la del Mero.

El veneno de las criaturas está basado en cadenas proteicas, es decir, es biodegradable, con lo que es fácil de contrarrestar al cocinarlo, pudiéndose freír el pez león entero, comérselo, y usar las espinas como mondadientes.

Por supuesto también puede dar unos jugosos filetes sin espinas, y se puede preparar al horno o asado. Como cualquier otro pescado, y es que para los que nos criamos cerca de grandes cuerpos de agua… el hecho de que un animal tenga espinas venenosas no es un gran obstáculo para comerlo… los bagres de diferentes especies tienen espinas venenosas en sus aletas. Y dios sabe que yo y mi familia hemos comido muchísimos… y nos hablemos de los japoneses con sus peces globo que ya es otro nivel…
Otro punto a tomar en cuenta es que las aletas del pez globo pueden hacer adornos muy bonitos, dando una ganancia adicional a quienes lo pesquen.

imagen.png

Fuente

Por supuesto… que no todos pueden bucear para pescar el pez león, además… este puede habitar a profundidades de hasta 200 metros, mucho más allá del alcance de un buceador comercial… por tanto controlar su población puede suponer un reto… quizá la solución a esas profundidades sean las trampas.

De todas formas la mejor manera en que podemos movilizarnos aquellos que no podamos ir a la playa a cada rato es estimulando el crecimiento de una economía basada en los productos del pez león, cuando empecemos a comprar los adornos, y a comer el pez en los restaurantes donde esté disponible, estaremos creando la demanda de dichos productos, y al existir una demanda, algún emprendedor buscara la forma de suplirla y ganarse un dinero, así funciona el mundo, entonces quizá inventen un método más efectivo para capturarlos. Solo así podremos proteger nuestro ecosistema a la vez aprovechar un recurso alimenticio que está allí listo para ser explotado.

Referencia Bibliográfica Consultada


[1] Pterois



0
0
0.000
3 comments
avatar

Yo me encontré esta criatura en las costas de Venezuela, el de color blanco es muy bonito bajo el agua, pero son destructivos se comen hasta los corales y andan agrupados, son unos mala conducta.

0
0
0.000
avatar

Asi es amigo, efectivamente son como una especie de plaga en el mar pesar de que se vean bonitos.
Gracias por comentar.

0
0
0.000