Sobre el lenguaje inclusivo, la comunicación y los geranios

avatar

Basta que alguien en las redes sociales escriba en lenguaje inclusivo para que reciba insultos y burlas de todo tipo, y en algunos casos hasta argumentos o, a falta de ellos, menciones a la Real Academia Española. Sin embargo, en los últimos tiempos he visto algunos mensajes que van un paso más allá del agravio y directamente cancelan la comunicación o, mejor dicho, fingen que la cancelan, que el código del mensaje es incomprensible para quien lo recibe.
Me refiero a situaciones como esta (es ficticia porque no tengo a mano ningún caso real, pero está basada en mensajes reales):

“¡Hola a todes! ¿Me podrían ayudar, por favor, a identificar esta planta?”.
green_leaves_585688_960_720.jpg

“Disculpame, quizas si escribieras como corresponde podría entenderte y ayudarte.”

¿Qué puede llevar a alguien a desconocer de tal modo un mensaje tan simple, a negar la ayuda, a fingir incomprensión? ¿Por qué escribir esa respuesta en lugar de decir simplemente “es un geranio” o algo por el estilo? He escuchado a muchas personas decir que el lenguaje inclusivo va en contra de la esencia del lenguaje. ¿Será que al romper esa esencia se quiebra la comunicación, se abre un abismo entre los hablantes? No lo creo. La idea misma de que el lenguaje tenga una esencia, de que haya una idea del lenguaje español en el mundo de las ideas de Platón, junto a las ideas de la belleza y el bien, me parece muy cuestionable. Pero, además, sabemos que la incomprensión es solo una impostura, que la supuesta esencia del lenguaje no se rompió y que el mensaje fue comprendido. Es claro, el mensaje es comprendido, pero negado.
¿Por qué entonces el lenguaje inclusivo hace aflorar esa violencia, ya sea como insulto, burla o negación? A juzgar por los recién llegados al club de fans de la Real Academia Española (¿otra impostura?), el problema podría estar en que el lenguaje inclusivo no respeta las normativas del idioma español. Y, sin embargo, las mismas personas no reaccionan del mismo modo ante otras terribles violaciones a la pureza de la lengua, de esas que abundan en las redes sociales (y en muchos otros lugares del universo): faltas de ortografía, errores gramaticales, malos usos de los tiempos verbales, barbarismos, vulgarismos, jergas inaceptables para oídos castizos. Este mensaje, por ejemplo, no sería respondido con tanta violencia como el anterior:

“Hola! kisiera k me ayuden a saber k planta es esta.”

De hecho, en la respuesta violenta, burlona o negadora, los mismos escuderos de la Real Academia suelen incurrir en errores (en la respuesta de ejemplo, falta intencionalmente el acento en quizas, y está sacado de un caso real).
¿Por qué entonces esa violencia? Creo que, en parte, es porque hay una diferencia fundamental entre el lenguaje inclusivo y un simple error gramatical o de ortografía: el lenguaje inclusivo se plantea como una alternativa a la lengua española tal como la conocemos, mientras que a nadie se le ocurriría crear un movimiento para legitimar la escritura de hola sin hache (si ya existe uno, por favor, avísenme y edito esta parte). Hay quienes piensan, incluso, que hablar usando la e para indicar el neutro implicaría que la lengua española dejara de existir y se diera a luz a una nueva lengua (a la cual podríamos llamar “lengua española” y listo).
Sin embargo, en mi opinión (y en la de muchos otros, porque no voy a decir nada novedoso), hay algo más en esa violencia, algo que no se puede explicar tomando en cuenta solo la dimensión lingüística. El lenguaje inclusivo toca algo que está, por decirlo de algún modo, más allá del lenguaje (¿hay algo más allá del lenguaje?). Algo que tiene que ver con la dominación y el poder. De todos modos, más que ahondar en esto, me gustaría que los que responden con tanta violencia hicieran un esfuerzo por identificar de dónde surge esa furia lingüística. A fin de cuentas, solo se trata de definir si usamos el morfema -e para indicar el neutro o si vamos a seguir usando el masculino genérico (que no es masculino, o eso dicen). Si la misma arbitrariedad de la lengua es la que dictamina que tengamos que decir “los chicos” aunque haya chicas y trans en el grupo, del mismo modo que decimos "la cuchara", aunque esta no tenga vagina (ni tampoco, hasta donde sabemos, capacidad para quejarse por cómo la llaman). Como decía, se trata solo de eso. ¿O se trataba, más bien, de saber si esa planta era un geranio?



La fotografía es de Bluesnap, gratis para usos comerciales, sin atribución.



0
0
0.000
2 comments
avatar

Congratulations @agreste! You have completed the following achievement on the Hive blockchain and have been rewarded with new badge(s) :

You distributed more than 800 upvotes.
Your next target is to reach 900 upvotes.

You can view your badges on your board and compare yourself to others in the Ranking
If you no longer want to receive notifications, reply to this comment with the word STOP

Check out the last post from @hivebuzz:

Bee ready for the 2nd Hive Power Up Month challenge!
Trick or Treat - Share your scariest story and get your Halloween badge
Support the HiveBuzz project. Vote for our proposal!
0
0
0.000